Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Peligro, Will Robinson

‘Perdidos en el espacio’. Ciencia ficción de alta calidad en este remake de la serie del mismo nombre de los años sesenta

Yolanda Fernández

Whatsapp
Will Robinson y su inseparable robot, en una escena de ‘Perdidos en el espacio’. Foto: Netflix

Will Robinson y su inseparable robot, en una escena de ‘Perdidos en el espacio’. Foto: Netflix

Al escuchar la frase de "peligro, Will Robinson" nos pueden pasar dos cosas: que nos asustemos ante el inminente peligro que puede correr el personaje o que nos tranquilicemos cuando la escuchemos.

Lo que acabo de decir puede parecer una tontería, pero no lo es.

Ambientada 30 años en el futuro, la colonización en el espacio exterior es una realidad y la familia Robinson ha sido elegida para formar parte de una misión especial para establecer una nueva colonia en el espacio y empezar una nueva vida en un mundo mejor. Pero cuando pierden el rumbo, los Robinson terminan aterrizando forzosamente en un planeta desconocido donde les esperan todo tipo de peligros. Y que se encuentra, literalmente, a años luz de su destino final.

La familia Robinson está formada por un matrimonio y tres hijos y son el eje fundamental sobre el cual gravita la nueva serie de ciencia ficción de Netflix "Perdidos en el espacio" y que consta de diez capítulos en su primera temporada.

Maureen Robinson (Molly Parker) la madre de esta peculiar familia es la líder indiscutible, una ingeniera aeroespacial artífice de la tecnología necesaria para poder viajar a otros planetas. Su marido, John (Toby Stephens) es un militar que ha pasado largas temporadas fuera de casa por lo que se ha perdido gran parte del desarrollo de sus hijos, tiempo que pretende recuperar en este viaje. Los hijos son Judy (Taylor Russel), Penny (Mina Sundwall) y Will (Max Jenkins).

Los tres han tenido que pasar una duras pruebas para demostrar su valía y poder entrar en el programa espacial. Ya quisiera yo tener una décima parte de la inteligencia de cualquiera de ellos. Dotes que necesitará toda la familia cuando el viaje sufra algún que otro percance y no termine como ellos hubieran deseado.

En "Perdidos en el espacio" se nota que no han escatimado en gastos. Los efectos especiales son excelentes, el acabado técnico impecable con un diseño de todos los artefactos del futuro totalmente creíbles, como son las naves Júpiter, los vehículos Chariot o la base espacial Resolute.

Mención aparte merece el robot de Will Robinson, su inseparable compañero, que velará por el bienestar del benjamín de la familia. El diseño es una obra de arte de la ciencia ficción y parece mentira que una pantalla con solo cambiar la luz que refleja nos indique el estado de ánimo del robot. Porque es un robot, ¿no? Aunque en principio pueda parecer que será una parte más del atrezzo de la serie pasará a tener un papel muy importante. ¿Cómo de importante? Pues habrá que ir viendo.

Y no nos olvidemos del personaje más malvado e interesado de la serie, la doctora Smith (Parker Posey). Una superviviente nata que no escatimará esfuerzos ni egoísmo a la hora de sobrevivir. Y lo hará por encima de todos y de todo. Una gran villana aunque tengo que reconocer que es de los personajes más fascinantes que para mí tiene la serie. ¡Qué manera de manipular mentalmente a la gente! Es una mujer con un fin, sobrevivir.

El contrapunto cómico, macarra y caradura es Don West (Ignacio Serrichio), otro superviviente que también hará de todo para poder conseguirlo aunque desde una vertiente mucho más agradable y en el fondo bondadosa.

En definitiva Netflix ha vuelto a dar en la tecla con "Perdidos en el espacio", dando al espectador una serie de pura ciencia ficción para alegría de los fanáticos de este tipo de series.
Tiene la combinación casi perfecta de acción, fino humor, drama y suspense como para que cualquiera que se decida a verla pase un buen rato disfrutando del viaje de los Robinson.

Temas

Comentarios

Lea También