Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pena de cárcel por comprar objetos procedentes de robos en viviendas de Tarragona

Dos personas que no han sido enjuiciadas en la presente causa se apoderaron de diversos objetos penetrando en el interior de domicilios por el método silencioso

Àngel Juanpere

Whatsapp
La sentencia fue emitida por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona.  FOTO: LLUÍS MILIÁN

La sentencia fue emitida por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Cuatro meses de prisión es la pena que la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona ha impuesto a dos ciudadanos marroquíes procesados por un delito continuado de receptación. Ambos compraban objetos procedentes de robos en viviendas. El fiscal y la defensa llegaron a un acuerdo sobre la pena después de introducirse la atenuante de dilaciones indebidas ya que el caso ha tardado más de ocho años en llegar a juicio.

Ambos acusados, según la sentencia, estaban en situación irregular en España. Dos personas que no han sido enjuiciadas en la presente causa se apoderaron de diversos objetos penetrando en el interior de domicilios por el método silencioso. Forzaban las puertas correderas de la planta baja o alguna las ventanas con un destornillador u objeto similar mientras los moradores se encontraban durmiendo. Dichos robos fueron cometidos entre el 25 de enero y el 25 de abril del año 2008.

Posteriormente, los dos ladrones contactaron con los dos acusados –y una tercera persona, que no ha sido enjuiciada en la presente causa– con los que les unía una relación de parentesco, proporcionándoles gran parte de los objetos sustraídos a cambio de dinero u otros objetos valiosos, efectos que los acusados adquirían a sabiendas de su procedencia ilícita y para beneficiarse económicamente.

Registros de los domicilios

El Juzgado de Guardia autorizó entradas y registros en los domicilios de los acusados. Uno vivía en la calle Gandesa de Torreforta, donde se hallaron, entre otros efectos de procedencia ilícita, dos cámaras de fotos, una Play Station 2, varios terminales telefónicos y un televisor. En un piso de la calle Sant Benilde, en La Granja, fueron decomisadas cuatro cámaras de fotos –una de ellas digital– y un teléfono móvil.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También