Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Permanece la esencia del Pòsit

La Autoritat Portuària adquirió el antiguo edificio del Pòsit de Pescadors y ha invertido cerca de 1,2 millones en la rehabilitación. La apertura del restaurante está prevista para este septiembre

Natàlia Queralt

Whatsapp
La fachada actual del edificio del Pòsit conserva el color blanco, la inclinación y el icónico reloj proyectado en la década de los 60.  Foto: pere ferré

La fachada actual del edificio del Pòsit conserva el color blanco, la inclinación y el icónico reloj proyectado en la década de los 60. Foto: pere ferré

Hacer una reforma integral, pero sin perder la esencia del edificio. Ésta ha sido la premisa a seguir durante la rehabilitación del antiguo Pòsit de Pescadors, que durante las tardes ya está abierto al público. Una construcción emblemática del Serrallo, que resistió un impacto de bomba cercano durante la Guerra Civil, y que forma parte de la memoria colectiva del barrio como antigua Escola del Pòsit, donde asistían los hijos de los pescadores, salón de baile o antigua lonja de pescadores según la generación a la que se pertenezca.

«La reforma más importante es la que no se ve» explica Xavier Climent, arquitecto tarraconense encargado de diseñar el proyecto. «Hemos tenido que reforzar los fundamentos y la estructura del edificio, instalar el sistema de aire acondicionado e incorporar todas las funcionalidades que exige la normativa vigente para devolver la vida al Pòsit.»

La Autoritat Portuària de Tarragona (APT) compró el edificio en 2011 a la Confraria de Pescadors con el objetivo de rehabilitar una construcción emblemática del barrio marinero, que sufría graves desperfectos en su estructura debido al paso del tiempo y a la falta de capital.

«Aunque las obras han comprometido todo el edificio, los elementos más simbólicos han quedado casi intactos» como la fachada blanca e inclinada, reconocible en la mayoría de pueblos pesqueros, y el reloj proyectado en la década de los 60, que ha marcado el tiempo del barrio durante generaciones.

Espacio cultural

La Autoritat Portuària se comprometió con una reforma total, que devolviera al barrio uno de sus edificios más simbólicos juntamente con la iglesia de Sant Pere Pescador del Serrallo.

De las tres plantas del edificio, la primera y la segunda llevaban más de dos décadas cerradas cuando se efectuó la compra del edificio hace 4 años. El primer espacio que ha abierto de cara al público después de la reforma ha sido el antiguo teatro.

Con la reciente inauguración del pequeño teatro, El Serrallo recupera un espacio referente en la vida cultural del barrio, que conserva las localidades superiores y el suelo se inspira en las baldosas originales. La restauración de la primera planta, con una sala de actos polivalente con capacidad hasta 100 personas y la ampliación ligera del escenario, mantiene la esencia del antiguo teatro y se presenta como espacio privilegiado para acoger conferencias, espectáculos y exposiciones. La primera muestra y plato fuerte de la inauguración ha sido la exposición fotográfica A propòsit del Pòsit a cargo Pep Escoda, reconocido artista y vecino del barrio.

El teatro cuenta también con un amplio mirador que ofrece vistas excelentes del muelle, donde atracan las barcas de pesca al atardecer, cuando termina la jornada laboral. Un espacio privilegiado que recuperan los vecinos del Serrallo y volverá a ser, de nuevo, de uso ciudadano.

Cocina marinera

Fueron una decena de candidatos los que se presentaron al concurso que abrió la Autoridad Portuaria para obtener la concesión de arrendamiento del local de la planta baja del Pòsit. La propuesta ganadora fue la que hizo la empresa Pòsit 2 SL, que ha obtenido la concesión del restaurante para los 19 años venideros pagando 2.500 euros al mes.

Se trata de los propietarios del restaurante El Pósito de Cambrils de Cuina marinera de Cambrils, que cuentan con una extensa oferta gastronómica y una larga trayectoria con más de 45 años de experiencia en el mundo de la restauración.

El Consejo Técnico de la Autoritat Portuària consideró que Pòsit 2 SL había elaborado el mejor plan de explotación, con la generación de 15 puestos de trabajo de media anual, y la mejor oferta económica presentada. La condición indispensable para optar a la concesión era que el restaurante estuviera especializado en platos de pescado y cocina mediterránea. Un requisito indiscutible teniendo en cuenta la historia de un edificio estrechamente vinculado a la mar.

Con una puntuación de 96 puntos sobre 100, la empresa Pòsit 2 SL ha sido la escogida para encender de nuevo los fogones del restaurante del Pòsit que anteriormente ocupaba La Puda. La apertura del nuevo restaurante se prevé para este septiembre, ya que se están haciendo las últimas adecuaciones al edificio.

 

La antigua escuela

En la segunda y última planta, donde se ubicaron las aulas de la antigua escuela en 1945, se adaptará el espacio para las oficinas del departamento de el área de Port-Ciutat de la Autoridad Portuaria. El traslado del departamento a este espacio está previsto para finales de año.

En la parte superior de la fachada, destacan como elemento nuevo las láminas de cristal, detrás del reloj, que reflejan la imagen del muelle del Serrallo.

 

Edificio con historia

El primer antecedente del antiguo edificio del Pòsit parecer ser el Centro de Pescadores. Una construcción de planta baja que data de 1910. A finales de la década de los 20, la construcción se incorporó al patrimonio del Centre de Pescadors y adquirió nuevos usos. Antes del estallido de la Guerra Civil, había un Café en la planta baja y un salón de baile en la superior, que aún permanecen en la memoria familias de pescadores. Entre 1938 y 1939 el edificio recibió un impacto de bomba cercano que dañó gravemente la construcción.

Las secuelas de aquella explosión se descubrieron hace pocos meses durante la restauración del edificio, cuando se encontraron restos de metralla en las columnas que sustentan la terraza. El arquitecto Climent, responsable de la remodelación integral del Pòsit, explica que se estudió conservar está huella histórica de la guerra «pero finalmente no ha sido posible, ya que comprometería la seguridad del edificio».

El Proyecto de Reparación del Edificio del Pòsit no tardó en redactarse, y poco a poco se recuperó el uso de la construcción, que en 1945 acogió la Escola del Pòsit. La escuela estuvo abierta hasta la década de los 80, cuando el nuevo CEIP se trasladó. El abandono progresivo del edificio se aceleró en 2003 con la apertura de la nueva Llotja de Pescadors. Por aquel entonces las únicas actividades que mantenían con vida el edificio del Pòsit eran el restaurante La Puda, abierto en la década de los 60, el Casal de l’Avi Pescador y los ensayos que hacía la coral del barrio en el local. Después de algo más de un año de reformas, los serrallencs pueden volver a admirar el antiguo Pòsit sin el andamio y los paneles que cubrían gran parte de la fachada. En su lugar, los viandantes podrán deleitarse con la instantánea a tiempo real de las barcas de pesca atracadas en el muelle, que se refleja en las láminas de cristal superiores, situadas en la parte frontal.

Una fachada que conserva el reloj, quizás el elemento más simbólico, que ha sobrevivido al paso del tiempo y volverá a marcar el tiempo del Serrallo. El barrio marinero que recupera el edificio más emblemático de la silueta del Moll de Pescadors.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También