Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Petición de 5,5 años de prisión por introducir droga en la cárcel de TGN

El interno regresaba al centro tras disfrutar de un permiso penitenciario cuando fue interceptado por los funcionarios
Whatsapp
La detección del sospechoso se hizo en la puerta de entrada, poco antes de ingresar en la celda. Foto: Lluís Milián/DT

La detección del sospechoso se hizo en la puerta de entrada, poco antes de ingresar en la celda. Foto: Lluís Milián/DT

Un interno de la prisión de Tarragona que volvía al centro después de disfrutar de un permiso penitenciario se enfrenta a cinco años y medio de prisión acusado de haber introducido droga en la cárcel, según el escrito de acusación del fiscal. Además de dicha pena, el Ministerio Público solicita el pago de una multa de 2.102 euros. La vista oral por este caso llegará a la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. Durante el juicio están llamados a declarar como testigos dos funcionarios de prisiones y un mosso. Otros cuatro agentes lo son como peritos –los que realizaron el análisis de las sustancias y los que dictaminaron la valoración de las mismas–.

El acusado es Javier M.S., que estaba cumpliendo una pena dictada por el Juzgado de lo Penal número 2 de Reus. Tras disfrutar de un permiso, sobre las tres de la tarde del 5 de febrero de 2013 regresó a la cárcel. En el momento del reingreso, según asegura el fiscal en su escrito de acusación, portaba en el interior de su cuerpo un preservativo que contenía dos bellotas de sustancia vegetal prensada –aparentemente, hachís– y un envoltorio con una sustancia en polvo –aparentemente, heroína–.

Las mencionadas sustancias fueron entregadas voluntariamente por el acusado a dos funcionarios de la cárcel. Estos tenían instrucciones internas de efectuar pruebas radiológicas y fisiológicas al acusado ante la sospecha de que el mismo pudiera estar introduciendo sustancias estupefacientes. El procesado prestó su consentimiento para la realización de las mencionadas pruebas. La entrega se hizo en un habitáculo penitenciario destinado a evitar la introducción de sustancias ilegales desde el exterior.

Las sustancias interceptadas, después del análisis, resultaron ser 10,19 gramos de hachís, con una pureza del 10,4 por ciento –con un precio en el mercado ilícito de 61,03 euros– y 4,22 gramos de heroína, con una riqueza de 8,5 por ciento –con un coste de 660 euros–.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También