Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden 17 años por violar y secuestrar a su expareja

El fiscal también solicita seis años y cuatro meses para la actual compañera del procesado porque también habría participado en la agresión, que se produjo en el domicilio de él

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los hechos ocurrieron, según la denuncia, en un piso situado en la zona centro de la ciudad. Foto: pere ferré/dt

Los hechos ocurrieron, según la denuncia, en un piso situado en la zona centro de la ciudad. Foto: pere ferré/dt

La Fiscalía de Tarragona pide más de 17 años de prisión para un hombre acusado de haber violado, detenido ilegalmente, robado, amenazado y fotografiado desnuda a su expareja en el domicilio de él en el centro de Tarragona. Por su parte, la actual pareja de él también está procesada y se enfrenta a una pena de más de seis años de prisión.

El escrito de acusación del Ministerio Público al que ha tenido acceso el Diari recoge que a las 19.30 horas del 18 de marzo de 2013 la denunciante se encontró con el procesado, con el que había mantenido una relación sin convivencia y que había finalizado el mes anterior. Ambos acudieron al domicilio del hombre, ya que éste le tenía que devolver unos objetos propiedad de la mujer.

Cuando llegaron al lugar, la denunciante rehusó entrar, por lo que el procesado la cogió del brazo y la obligó a introducirse en el interior de la vivienda. Allí la llevó al comedor, le quitó la ropa –que escondió– y la llevó al dormitorio. Con el cinturón le dijo que «harás lo que te diga». La obligó a realizar prácticas sexuales y con una cámara la fue grabando.


La golpeó en el rostro
El procesado seguidamente la violó y le propinó diversos puñetazos en el rostro. Dado que ella comenzó a sangrar por la nariz, el procesado la agarró por el pelo y la llevó hasta el lavabo, colocándole la cabeza debajo del grifo. Acto seguido la obligó a tumbarse en la cama y, «ante el intenso temor de ser nuevamente agredida», perdió el conocimiento durante un lapso indeterminado de tiempo. Cuando volvió en sí, la obligó nuevamente a hacerle una nueva práctica sexual mientras la grababa.

En una hora no determinada llegó a la vivienda la también procesada, pareja sentimental del hombre. Al ver que la denunciante se encontraba allí, la comenzó a golpear con puñetazos, turnándose con el acusado. Mientras uno la agredía, el otro grababa con la cámara. Después, mientras la víctima seguía desnuda, la obligaron a ponerse contra la pared y la fotografiaron, burlándose de ella diciendo que colgarían las fotografías en internet y que llegarían hasta Rumanía.


El desenlace
Finalmente, llegaron al domicilio un hombre y una mujer –de identidad desconocida– quienes devolvieron la ropa a la víctima, que finalmente pudo marcharse. Pero antes los procesados se apoderaron de un par de pendientes y el teléfono móvil propiedad de la víctima, a la que dijeron que «si me denuncias, te mataré a ti y a tu hijo». La víctima permaneció en el domicilio, en contra de su voluntad, durante aproximadamente tres horas.

El acusado se enfrenta a diez años de prisión por un delito continuado de agresión sexual, tres más por detención ilegal, uno contra la integridad moral, otro por amenazas, dos años y cuatro meses por robo con violencia y finalmente multa de 300 euros por una falta de lesiones. Por su parte, a su compañera sentimental se le acusa de los mismos delitos y penas excepto de la agresión sexual y amenazas.

n n n

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También