Más de Tarragona

Piden 5 años de prisión por dejar semiinconsciente a un inspector de la EMT en Tarragona

Los acusados son dos ciudadanos colombianos que golpearon a la víctima. Se enfrentan también a su expulsión de España

Àngel Juanpere

Whatsapp
La agresión se produjo en esta parada de autobús, en La Muntanyeta-Culubret. Foto: Pere Ferré/DT

La agresión se produjo en esta parada de autobús, en La Muntanyeta-Culubret. Foto: Pere Ferré/DT

Dos ciudadanos colombianos podrían ser expulsados de España si son declarados culpables de haber agredido y dejado semiinconsciente a un inspector de la Empresa Municipal de Transports (EMT) de Tarragona tras haberse encarado previamente con la conductor de un autobús.

La Fiscalía de Tarragona pide para cada uno cinco años de prisión por un delito de lesiones con deformidad. El Ministerio Público solicita que se sustituya la pena de cárcel por su expulsión de España, país al que no podrán volver antes de siete años.

A esta pena se añade una multa de 1.800 euros por un delito de amenazas. Y en concepto de responsabilidad civil deberán indemnizar a la víctima con 980 euros por las lesiones, 2.000 por las secuelas y una cantidad indeterminada cuando sea peritado el coste de la realización de implante de una pieza dental. El caso llegará a juicio en la Audiencia Provincial de Tarragona.

La Fiscalía relata que a las 19.40 horas del 31 de enero de este año, los dos acusados –de 19 y 18 años, y uno de ellos con antecedentes penales– viajaban a bordo de un autobús de la línea 6, de Tarragona a Sant Pere i Sant Pau. Mostraron en todo momento una actitud irrespetuosa hacia el resto de pasajeros, molestando a los mismos y sin hacer uso de la mascarilla.

Tras intentar en varias ocasiones la conductor del autobús que los acusados depusieran su actitud, llamó a la empresa de transportes. Desde la central le dijeron que parase el vehículo en la parada más próxima, que era de la Muntanyeta. Hasta allí se desplazó un inspector, quien pidió a los acusados que bajaran del autobús.

A continuación, el inspector se encaminó hacia su vehículo. Los acusados marcharon tras él, al tiempo que le manifestaban, con ánimo de amedrentarle, expresiones como “soy colombiano y en mi tierra por esto que has hecho estarías muerto ya”, al tiempo que levantaba el puño.

Cuando el inspector volvió hacia su vehículo, los acusados comenzaron a propinarle diversos golpes, dejándolo semiinconsciente en el suelo.

Como consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió una herida en el ojo derecho y la pérdida de un diente. Le tuvieron que poner anestesia para coserle tres puntos. Sus lesiones tardaron 13 días en curarse, durante los cuales estuvo de baja. Le quedan como secuelas la pérdida de un incisivo y una cicatriz en la zona de la ceja izquierda.

Temas

Comentarios

Lea También