Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden 'cadena perpetua' revisable al autor de la muerte de Meritxell en Tarragona

Hoy miércoles arranca en la Audiencia Provincial el juicio contra el presunto asesino de esta joven en el Camí de la Budellera

Àngel Juanpere

Whatsapp
Meritxell Vall con su perro y su quad en una urbanización de Vallmoll.  FOTO: DT

Meritxell Vall con su perro y su quad en una urbanización de Vallmoll. FOTO: DT

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona acoge hoy el inicio del juicio contra Stanislav R., un ciudadano eslovaco de 35 años acusado de haber matado a la joven Meritxell Vall en 2015 en el Camí de la Budallera.

Se da la circunstancia de que el fiscal pide para el procesado prisión permanente revisable por un delito de homicidio –además de cinco años más por tentativa de agresión sexual–. Se trata de la primera vez que el Ministerio Público de Tarragona pide esta pena. La vista oral arranca hoy y está previsto que finalice el jueves de la próxima semana.

El Congreso está debatiendo si revoca o no dicha pena. A favor de mantenerla tiene, entre otros, al padre de la joven asesinada Diana Quer. El caso llega a juicio con un tribunal ordinario –y no con un jurado popular, a pesar de ser un crimen– porque se considera que el acusado primero violó a la joven y posteriormente la mató.

El fiscal, en su escrito de acusación, recoge que el acusado, Stanislav R., natural de Eslovaquia, residía en un campamento, muy cerca de otro situado al lado del Camí de la Budellera, rodeado de zona boscosa, donde vivía desde finales de septiembre Meritxell en una tienda de campaña.

A última hora de la tarde del día 9, la joven acudió a un supermercado de la calle Josep Carnet, abandonándolo a las nueve de la noche –según constataron las cámaras de seguridad–.

Volvió a su tienda de campaña, donde mantuvo conversaciones telefónicas hasta las 23.32 horas, y usando por última vez la conexión de datos de su teléfono a las 2.50 horas del día siguiente.

Esa misma madrugada, el procesado, conocedor de que Meritxell estaba sola en el campamento, se dirigió hacia allí. Con la intención de satisfacer sus deseos sexuales, atentó contra la libertad sexual de la misma, abordándola súbitamente y acometiéndola al menos con un arma blanca. Le quitó la ropa e intentó mantener relaciones sexuales, sin éxito ante la resistencia de ella.

A continuación, el acusado «con clara intención de evitar que la víctima pudiera llegar a delatarle y que, por tanto, fuera descubierta su acción, le asestó múltiples puñaladas por el cuerpo con el arma blanca que portaba.

La víctima intentó defenderse, sin éxito. El agresor «aumentó de manera deliberada e inhumana su sufrimiento, causándole gran cantidad de heridas incisas por arma blanca», en concreto 21 lesiones

El cuerpo fue encontrado a las 19.05 horas del día 17 de octubre en estado avanzado de descomposición, desnudo, en posición lateral, en el interior de una de las tiendas del campamento, sobre un colchón y tapada con un edredón.

El acusado reconoció ante el juez instructor que efectivamente había estado en la zona donde se halló a la joven y dijo que la conocía. Pero hay más pruebas que apuntan hacía él.

En el lugar donde supuestamente se produjo la pelea –que terminó en muerte– se encontró un teléfono móvil que compró el acusado. Estaba cubierto de pinaza y tierra.

Temas

Comentarios

Lea También