Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden cinco años de cárcel para una pareja de Tarragona acusada de traficar con cocaína

Utilizaba un piso de la calle López Peláez ?delante de la antigua Comandancia de la Guardia Civil? para almacenar, cortar y preparar la droga

Àngel Juanpere

Whatsapp
Calle López Peláez, donde estaba el piso desde donde actuaban los ahora acusados

Calle López Peláez, donde estaba el piso desde donde actuaban los ahora acusados

Una pareja que utilizaba un piso de la calle López Peláez –delante de la antigua Comandancia de la Guardia Civil– para almacenar, cortar y preparar la droga para su distribución, se enfrenta a cinco años de prisión y a pagar una multa de 24.000 euros, según el escrito de acusación del fiscal. El juicio está previsto que se celebre el próximo mes de julio en la Sección Cuarta de la Audiencia de Tarragona.

Según las conclusiones provisionales del Ministerio Público, sobre las doce del mediodía del 20 de mayo de 2011, el acusado José Ramón N.M. se encontraba en la Rambla Vella. Al advertir la presencia de una patrulla policial, se introdujo precipitadamente en un turismo, que arrancó hacia la Via Augusta. Ante la conducta sospechosa, los agentes interceptaron el coche y registraron a los dos ocupantes. José Ramon llevaba en un bolsillo del pantalón seis papelinas de cocaína –2,53 gramos– y una bolsa con 49,65 gramos de la misma sustancia escondida en una zapatilla.

El mismo día, con autorización judicial, los agentes registraron el piso de la calle López Peláez. En la habitación de la acusada, Miriam L.B., se halló una bolsa con 34,86 gramos de cocaína, de una pureza del 77 por ciento –con un precio en el mercado de 3.598 euros–, una bolsa de plástico a la que se habían realizado diversos recortes para la distribución de la droga y otra bolsa con 147 gramos de sustancia para adulterar la droga.

En el comedor se encontró una bolsa con 49 gramos para cortar y una báscula de precisión. Y finalmente en la cocina había dos bolsas de plástico con pequeñas cantidades de droga y otra báscula digital de precisión. Mientras se efectuaba el registro, llegó Miriam. Portaba tres papelinas de cocaína –1,82 gramos–, de una pureza del 49 por ciento y con un valor en el mercado ilícito de 119 euros

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También