Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden la absolución para un hombre que quiso asesinar a su padre

Intentó apuñalarlo con un objeto punzante mientras dormía y después le golpeó la cabeza con un martillo. El procesado sufre un trastorno

Àngel Juanpere

Whatsapp
Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

La Fiscalía pide la absolución para un joven de 25 años acusado de intentar asesinar a su padre en el domicilio familiar. En cambio, solicita su internamiento en un centro especializado durante 12 años. Y ello en base al trastorno bipolar y esquizofrénico que tiene diagnosticado debido al consumo de cannabis. El caso llegará a juicio el próximo día 26 en la Sección Segunda de la Audiencia de Tarragona.

Los hechos ocurrieron sobre las diez de la noche del 17 de enero del año pasado en el interior del domicilio donde conviven ambos. El acusado acudió al dormitorio donde se encontraba durmiendo su padre. Dirigió el arma punzante que llevaba al pecho de la víctima, provocando que ésta se despertara y reaccionara instintivamente interponiendo su brazo y piernas en la trayectoria del arma, por lo que sufrió heridas en varias partes de su cuerpo.

A continuación, el encausado se marchó del domicilio, momento que aprovechó su padre para salir del dormitorio y ocultarse en el lavabo para pedir auxilio. En este momento, el acusado entró de nuevo en la vivienda. Introdujo sus dedos en las cuencas de los ojos de su padre y le arañó el rostro. Seguidamente, con un martillo, le golpeó reiteradamente la cabeza. Una de las fracturas le causó un hundimiento de la zona parietal, donde se encuentra albergado del encéfalo. 

97 días para recuperarse

La víctima estuvo un día hospitalizada, 30 impedidos para sus ocupaciones y tardó 66 más para recuperarse totalmente.

En el momento de cometer los hechos, el procesado tenía sus facultades anuladas debido a un brote psicótico agudo propio de su enfermedad. El joven, después de su detención, estuvo dos días en los calabozos y fue trasladado a un centro psiquiátrico. El 17 de mayo de 2018 se acordó su ingreso en prisión preventiva. Estuvo en la cárcel hasta el 13 de junio, cuando la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona decretó su libertad provisional con obligación de comparecer cada semana en el Juzgado.

Temas

Comentarios

Lea También