Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden ocho años de prisión por apuñalar a un joven de 19 años

El agresor asestó tres puñaladas a la víctima, que quedó inconsciente, cayó al suelo y sufrió una parada cardiaca

Àngel Juanpere

Whatsapp
La agresión se produjo al inicio de la calle Caputxins. Foto: lluís milián/DT

La agresión se produjo al inicio de la calle Caputxins. Foto: lluís milián/DT

Ocho años de prisión, la prohibición de aproximarse a la víctima y de comunicarse con ella durante 13 años y el pago de una indemnización de 27.400 euros por las lesiones y las secuelas. Es la pena que la acusación particular solicita para un individuo acusado de haber apuñalado hasta en tres ocasiones a un joven de 19 años el 19 de noviembre del año pasado en la calle Caputxins de Tarragona. Así consta en el escrito de conclusiones provisionales a las que ha tenido acceso el Diari. 

El abogado de la víctima relata en su documento como, a su parecer, ocurrieron los hechos sobre las 23.25 horas de aquella noche. Asegura que el agresor, un joven colombiano con antecedentes policiales aunque no penales, andaba por la calle Caputxins con su hermano, un amigo y dos amigas. Dicho grupo se cruzó con el de la víctima –que iba con dos amigos–.

Cruce de grupos

En el momento de cruzarse, recoge el escrito, el acusado se dirigió a la víctima diciéndole: ¿«Qué miras loco?», siendo replicado por el grupo contrario. A continuación se produjo una discusión entre ambos grupos. En el transcurso de la misma el acusado, «actuando inopinadamente, de forma sorpresiva y desproporcionada a la situación», sacó una navaja tipo mariposa –de nueve centímetros de largo, de ellos cuatro de hoja–. Con la misma le asestó un navajazo en la región de la espalda, El arma blanca no penetró con profundidad, por lo que se la clavó una segunda vez, en este caso en el costado. Finalmente efectuó un tercer envite, dirigiéndole de frente contra la víctima.

Tras la agresión el sospechoso se marchó a casa a ver una película con sus amigos

A consecuencia de dicha puñalada, la víctima perdió del conocimiento y cayó al suelo, entrando en parada cardiorespiratoria. «Sólo la intervención de su amigo y la rápida intervención de los servicios sanitarios fue por el único motivo que no se produjo el fatal desenlace». 

El acusado, según el abogado de la acusación particular, «actuó con plena consciencia y en estado sobrio». Tras realizar la acción descrita, manifestó a los presentes la frase «he pinchado a tu amigo», para seguidamente salir huyendo, sin prestar ningún tipo de asistencia al herido. Se marchó a su casa donde, junto con los otros amigos, se puso a ver una película. 

En la ingle

Para el letrado, el autor actuó con consciencia del riesgo que creaba para la vida de la víctima, «y a pesar de ello ejecutó su acción». Añade que la puñalada recibida en la ingle le provocó una herida penetrante, con sección de la arteria ilíaca.  Las lesiones le tardaron en curarse 89 días, de los cuales 45 de ellos fueron impeditivos para la realización de sus ocupaciones habituales, y de ellos nueve estuvo hospitalizado. Fue intervenido quirúrgicamente para la reparación de la arteria y la vena femoral. Le han quedado como secuelas cuatro cicatrices.

El procesado se encuentra en prisión desde el pasado 21 de noviembre. Había sido arrestado en dos ocasiones: una por atentado a agentes de la autoridad y otra por violencia en el ámbito doméstico.

Según se informó en su día, la detención del sospechoso –que entonces tenía 20 años– se produjo a las 4.40 horas de la madrugada del día siguiente en su domicilio. Allí encontraron unas zapatillas deportivas con sangre así como la navaja. Mientras, la víctima era ingresada en la UCI del Hospital Joan XXIII.

La declaración de los testigos fue clave para que los Mossos d’Esquadra resolvieran el caso. 

Temas

Comentarios

Lea También