Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pilar Alió: 'Somos el National Geographic de la ciudad de Tarragona'

Entrevista a la presidenta de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense
Whatsapp
Pilar Alió en la biblioteca de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense. Foto: Lluís Milián

Pilar Alió en la biblioteca de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense. Foto: Lluís Milián

- ¿Cómo se sucede a una persona tan carismática como Jordi Rovira?

- Una de las cosas que siempre he tenido clara es que a Jordi Rovira no se le podía sustituir. No tengo su capacidad de trabajo ni sus conocimientos y por eso hemos dado una vuelta a la junta de la institución. Ahora somos todos iguales. Con Jordi no hacía falta porque él abarcaba todo.

 

- ¿Y eso era bueno o malo?

- Era bueno porque él podía hacerlo. Ahora lo haremos entre todos. Yo soy la cabeza visible de la junta, nada más.

 

- ¿Cuáles son las líneas maestras de esta nueva etapa?

- En esencia, la filosofía de la Arqueològica sigue siendo la misma, que es la conservación y defensa del patrimonio por encima de todo. Ahora volvemos a tener más presencia en otras administraciones que un tiempo nos dejaron de lado.

 

- ¿Ah sí? ¿Por qué?

- Porque ha habido temporadas en las que éramos más incómodos que en otras.

 

- ¿Incómodos?

- Sí, porque éramos críticos sobre cómo se estaban haciendo las cosas.

 

- ¿Y por eso les dejaban de lado?

- Sí, o, como mínimo, no escuchaban nuestras sugerencias.

 

- ¿Se ha revertido esta situación? ¿Desde cuándo?

- Sí, desde hace un año aproximadamente. Creo que en Tarragona todas las instituciones tenemos que ir a una.

 

- ¿Cómo valora la situación del patrimonio en la ciudad?

- Siempre se puede hacer más, sabiendo que no es una época fácil. Pero hay que hacer un replanteamiento a largo plazo.

 

- ¿Cree que se están poniendo parches?

- En algunas cosas, sí. En muchas actuaciones lo que hace falta es que se pueda interpretar el monumento, que los ciudadanos puedan comprender qué era aquello que están viendo.

 

- Antes comentaba que no hay dinero pero los monumentos hay que preservarlos.

- Hay que hacer un plan general. ¿El dinero? Lo hay para otras muchas cosas.

 

- ¿Qué papel han desempeñado las otras administraciones en el patrimonio de Tarragona?

- La Generalitat, por ejemplo, nos ha tenido abandonados durante mucho tiempo.

 

- Uno de los puntales para la difusión del patrimonio romano de la ciudad es Tarraco Viva. ¿Qué opina del festival?

- La idea es buena, atrae a mucha gente, pero quizás no haría falta hacer tantos actos y gastarse tanto dinero.

 

- ¿Cómo se financian?

- Actualmente contamos con 400 socios que pagan una cuota de 40 euros anuales y reciben un boletín. Gestionamos una biblioteca con más de 40.000 volúmenes y tenemos convenios con más de 300 publicaciones de todo el mundo.

 

- ¿Dependen, por tanto, de sus propios recursos?

- En gran parte, sí. Antes, para la publicación del boletín, nos ayudaba la industria química, esa aportación disminuyó y ahora tenemos que renegociar. Del ayuntamiento hace tres años que no recibimos nada. Antes, su aportación era de 12.000 euros anuales.

 

- ¿Tienen patrimonio?

- El local es nuestro (carrer Major, 35), por primera vez tenemos un local en propiedad. Estamos aquí desde 1994. Era un inmueble de La Caixa y compramos este piso y el contiguo.

 

- ¿Tienen trabajadores a su cargo?

- [ríe] No. Durante unos años hubo un par de señores jubilados que estaban todas las mañanas aquí y se encargaban de recepcionar paquetes y mantener la sede abierta. Fallecieron y ahora no tenemos sustitutos.

 

- ¿Podríamos decir que ustedes, salvando las distancias, son como el National Geographic o la Royal Society de Tarragona?

- Sí, podríamos considerarnos así. Los orígenes de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense se remontan a un grupo de señores que, cuando aparecieron las primeras muestras de patrimonio, se encargaron de comprarlas para preservarlas, y así nació el museo arqueológico. Nuestra sede social aún es Plaça del Rei, 5, el museo. En 170 años hemos sido capaces de sobrevivir a todo.

 

- ¿No les parece triste que para gran parte de la sociedad sean unos desconocidos?

- Sí. Si tenemos en cuenta la antigüedad de la sociedad, es cierto que no se nos valora como se debiera.

 

- ¿Es la Reial Societat Arqueològica Tarraconense viable económicamente?

- Sufrimos, pero somos hábiles a la hora de cuadrar los números. Saldremos adelante porque hay gente que nos ayuda. A pesar de eso, tenemos que ser capaces de ser más visibles en la ciudad, que se nos conozca.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También