Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Podemos habría dudado con un PSC con Ramos de alcaldesa de TGN

En Comú Podem se habría dividido entre ERC y PSC en caso de que los socialistas hubieran apostado por Sandra Ramos

Octavi Saumell

Whatsapp
Sandra Ramos, detrás de Ballesteros, el sábado en la constitución del Ayuntamiento. FOTO: Pere Ferré

Sandra Ramos, detrás de Ballesteros, el sábado en la constitución del Ayuntamiento. FOTO: Pere Ferré

«Una buena jugada hubiese sido un paso al lado de Ballesteros y poner a Ramos como primera alcaldesa de la ciudad, un movimiento que hubiese dividido a la coalición morada». Así de claro se expresaba ayer el exsecretario general de Podemos en la ciudad de Tarragona –y marido de la primera teniente de alcalde, Carla Aguilar Cunill–, Toni Carmona, en un artículo de opinión publicado por este periódico.

De esta manera, el ex alto dirigente de Podemos en la ciudad narra cómo fueron las negociaciones de los Comuns con Esquerra y socialistas, que finalmente se decantaron del lado de los independentistas por 76 votos a uno, lo que abrió la puerta al nuevo gobierno de la ciudad.   

En el texto, Carmona resalta que «el orgullo socialista, justificado o no, y el prejuicio a un grupo político nuevo e inexperto fue lo que hizo posible que ERC vuelva a gobernar ochenta años después en la Plaça de la Font. La generosidad y humildad de los republicanos lograron que el monstruo cobre vida».

«Como gente inocente»

En el artículo de opinión, Carmona explica las malas sensaciones que generaron las conversaciones para hacer alcalde a un candidato socialista entre la Comisión Negociadora de En Comú Podem. «El PSC fue de partido duro y trató a los morados como si fueran gente inocente que vaga por el mundo político sin rumbo», indica Carmona.

Asimismo, indica que «sin embargo ERC quería ganarse a los Comuns desde igual a igual. Todo lógico teniendo en cuenta que ERC necesitaba sí o sí los votos y al PSC le valía con una abstención. Mientras tanto, el resto de jugadores esperaban nerviosos el final de la película, dejando claro que los Comuns serían unos traidores pasara lo que pasara».

Y, ¿qué hicieron los Comuns? «Estar tranquilos. Pusieron por delante el acuerdo programático, sin duda era mucho más extenso que cualquier otro: tenía cinco páginas y más de sesenta medidas. A partir de ahí la pregunta era quién garantizaba mejor que se cumpliera. La respuesta fue ERC, que había hecho un all-in con los Comuns. El PSC no igualó ni superó la oferta», indicó al final Carmona. 

Temas

Comentarios

Lea También