Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pokémon Go se cuela en el negocio inmobiliario y turístico de la provincia

El juego de moda es un reclamo comercial para tiendas, hoteles o pisos de alquiler. Se ofrecen hasta paseos en lancha por la costa para cazar monstruos

Raúl Cosano

Whatsapp
Anuncio de una casa rural en L'Argentera que ofrece, entre otros alicientes, la cercanía a un gimnasio y una pokeparada.

Anuncio de una casa rural en L'Argentera que ofrece, entre otros alicientes, la cercanía a un gimnasio y una pokeparada.

Xavi, de 25 años y de Tarragona, se ofrece a llevar en coche a entrenadores en busca de Pokémons. Cobra una tarifa de 10 euros por hora y persona, pero brinda un valor añadido: acceder a partes restringidas del Port de Tarragona. «He visto que en zonas del puerto hay bastante movimiento y muchos Pokémons. He visto a algún Pikachu, y a algún otro que normalmente por la calle no aparecen. Dentro del puerto, al no haber mucha gente, se puede ir a poca velocidad. El truco está en ir no más rápido de 20 km/h, y no frenar de golpe», explica Xavi, que como jugador se ha movido entre Tarragona y Salou. «Habré capturado alrededor de 80. La zona del faro también me parece interesante. Me gusta el juego, aunque sé que puede ser peligroso si no prestas atención», explica.

Su fervor por el pasatiempo de moda le ha llevado a colgar ese anuncio y ofrecerse como chófer. Lo mismo ha hecho Xisco, tarraconense de 20 años, que se vende así en un portal: «Sube de nivel en tan sólo una tarde. Incluye cargador e iré a baja velocidad para eclosionar los huevos. Entra también aperitivos y bebidas. Te recojo y te dejo en tu casa. Hago descuentos a habituales y a grupos de más de dos personas del 50%».

25 euros por la hora de coche

Su tarifa es de 25 euros por una hora de servicio. «Vi que en otros sitios se estaba poniendo de moda, y me ofrecí, para poder sacar un dinero. La idea es que el que quiera pueda ahorrarse unos kilómetros andando», narra Xisco, que ha ‘cazado’ con especial profusión por Salou, pero también por los barrios de Ponent de Tarragona. «Siempre he jugado a Pokémon. Poder hacerlo en la vida real, casi como ser tú quien caza, me parece muy interesante».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También