Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Poner en valor la cooperación

El portal ONGenXarxa busca dar a conocer el trabajo de las oenegés del Camp de Tarragona

Natàlia Queralt

Whatsapp
Alc0ceba asegura que el portal aspira a convertirse en un altavoz del trabajo de los cooperantes . Foto: pere ferré

Alc0ceba asegura que el portal aspira a convertirse en un altavoz del trabajo de los cooperantes . Foto: pere ferré

«En el Camp de Tarragona hay numerosas iniciativas, pero cuesta mucho darse a conocer». Esta afirmación la hace el joven economista tarraconense Josep Alcoceba, impulsor de la plataforma digital ONGenXarxa, que busca dar a conocer el trabajo de las oenegés en el Camp de Tarragona.

Este estudiante del postgrado en Cooperació i Innovació Social de la URV estuvo estudiando en París y trabajando como técnico en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Allí coincidió con el exministro de Educación, José Ignacio Wert.

La experiencia sirvió a Josep Alcoceba para lanzar su propio proyecto y contribuir en el mundo de la cooperación internacional desde su ciudad natal. ONGenXarxa es una plataforma digital que aspira, a corto plazo, a ser un referente para dar a conocer a la ciudadanía las tareas de cooperación internacional que se desarrollan desde el Camp de Tarragona. Y, a la vez, destaca también la función de la página web como agenda, como coordinadora de las actividades organizadas por las diferentes oenegés del territorio.

«A largo plazo, me gustaría que ONGenXarxa se convirtiera también en un altavoz de opinión del mundo de la cooperación con el exterior», comenta Alcoceba. Un espacio donde voluntarios, cooperantes y participantes puedan compartir sus experiencias con el resto de la ciudadanía.

Oenegés con poca visibilidad

«La mayor parte de los tarraconenses desconocen las actividades que hacen las oenegés del Camp de Tarragona». Alcoceba hizo sus prácticas de postgrado en el Ayuntamiento de Tarragona y describe como «frustante», la acogida que tienen la mayoría de las actividades por parte del público.

«El mes pasado organizamos un ciclo de cine que abordaba la problemática de los refugiados e invitamos a un joven catalán que había vivido muchos años en Palestina para compartir su experiencia. Éramos 12 personas». El impulsor de la plataforma no cree que se trate de un problema de falta de interés o de fallo de comunicación: «Con estas cifras es difícil no desanimarse. Además, en Tarragona entran en contradicción situaciones como la promoción de una exposición fotográfica sobre los campos de refugiados, pero que el puerto de Tarragona sea una conocida parada de barcos militares».

Este joven tarraconense entiende la cooperación como una relación de tu a tu entre dos países. «No se trata de imponer los valores occidentales, como llevan haciendo los países desarrollados desde hace generaciones. Las oenegés nacen con el fin de terminar con sus situación injusta. La finalidad última de la cooperación es desaparecer, eso sí que sería una buena noticia».

‘Maquillaje’ para los estados

Del famoso 0,7 por ciento del Producto Interior Bruto que deberían destinar los países desarrollados a la cooperación internacional, según acordaron los 22 países más desarrollados, España destinó sólo el 0,13% el año pasado. «La cooperación no es una prioridad para los gobiernos, sólo es una noticia que queda muy bien publicada en el periódico», asegura Josep Alcoceba. Reconoce que queda mucho trabajo por hacer y defiende la «concienciación ciudadana» como el paso principal para poner en valor, el trabajo de los cooperantes.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También