Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Por qué sube el precio de la gasolina a pesar de que baje el petróleo?

Los impuestos, el tipo de cambio euro-dólar o el margen de las estaciones son factores que también influyen
Whatsapp
Los impuestos fijan más del 50% de lo que cuesta el carburante. Foto: Pere Ferré

Los impuestos fijan más del 50% de lo que cuesta el carburante. Foto: Pere Ferré

La composición del precio de los combustibles depende de diferentes variables. No siempre el descenso del precio del petróleo, la materia prima, se traduce en una bajada de la gasolina o el gasoil que se reposta en las estaciones de servicio. Entre otros factores, destaca por ejemplo el tipo de cambio euro-dólar, la evolución del barril de Brent o la cotización de los carburantes. 

Aproximadamente el 55% del precio de un litro de gasolina de 95 octanos está fijado por los impuestos. En el caso del gasóleo, este porcentaje alcanza al 50% del precio. A ello hay que sumar que el petróleo se negocia en dólares, pero se vende en euros. Por ello, un desplome en el precio del crudo solo repercute en, aproximadamente, el 30% del coste final del gasóleo. De ahí que un descenso en el precio del petróleo no repercuta necesariamente en una bajada de las tarifas que abonamos en la gasolinera. 

Cuanto más baja el precio del crudo, mayor es el porcentaje de impuestos abonados por litro. Las petroleras han asegurado que esta imposición fiscal es la principal razón para que el precio de los carburantes no baje tanto como el del petróleo. Además del IVA, la gasolina soporta el impuesto Especial de Hidrocarburos, que tiene tres tramos (estatal, autonómico y especial).

Además, las divisas afectan. El tipo de cambio también influye en el precio final de los carburantes. La cotización del petróleo, en dólares, debe cambiarse a euros para su venta. Por ello, cuánto más fuerte esté la moneda europea, mayor diferencia habrá entre el precio del crudo y de los carburantes.

Después entra en juego el margen que las estaciones de servicio se llevan. En alguna ocasión la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha señalado que España es uno de los países europeos que más ganan por litro de combustible. La CNMC ha sido especialmente dura castigando la elevación de márgenes a distintas empresas y denunciado el repunte de precios en épocas señaladas. 

Temas

Comentarios

Lea También