Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

Preocupación en la Escola Cèsar August por nuevos actos vandálicos

Esta vez han arrancado una puerta y vaciado extintores de incendios por todo el recinto

Norian Muñoz

Whatsapp
Entre los desperfectos causados vaciaron varios extintores de incendios por toda la escuela.

Entre los desperfectos causados vaciaron varios extintores de incendios por toda la escuela.

La Escola Cèsar August ha vuelto a ser objeto de actos vandálicos, los terceros en menos de un mes. En esta oportunidad quienes entraron arrancaron la puerta de la zona de P3 y se dedicaron a vaciar extintores por todo el recinto. «Si llegamos a encontramos con esta situación un día de clases habríamos tenido que enviar a los niños a casa», reconocía la directora, Blanca Carrión. 

La escuela ya fue objeto de actos vandálicos en Sant Joan y los desperfectos de ese día todavía se están reparando. Esa vez también se vaciaron extintores, se rompieron varias puertas de cristal y madera y se provocaron explosiones con petardos en el ascensor y en distintos aparatos.

Hubo, además, una segunda incursión, aunque sin ingresar al interior del edificio, que terminó con pintadas en la zona exterior, justo la que los padres se habían dedicado a mejorar este curso con su propio trabajo.

La tercera incursión es la del miércoles por la tarde, aunque era ayer por la mañana cuando el personal del centro podía evaluar los daños. Esta vez la alarma sonó y acudió la Guàrdia Urbana, pero el o los autores ya no estaban.

La puerta de P3 arrancada.

Estas últimas incursiones, aunque cercanas en el tiempo, no son las únicas que ha sufrido la escuela, donde el año pasado se tuvo que actuar a toda prisa para reparar los daños que había causado el vandalismo para poder comenzar las clases a tiempo.

Isabel Martín, presidenta del AMPA de la escuela, asegura que «estamos muy preocupados. Tienes la sensación de que cualquier mañana llegarás a la escuela y habrá vuelto a pasar algo así.  Piense que justo el día anterior, el martes, los niños del casal se quedaron a dormir en la escuela. Imagínese que les llegan a encontrar allí... Mi hija cuando me ha escuchado hablar por teléfono se ha puesto a llorar».

Martín reconoce que el colegio es difícil de vigilar porque no está en una zona de paso y hay muchas formas de acceder sin ser visto (es aledaño al Parc del Francolí). No obstante, considera que el ayuntamiento debería plantearse invertir más en proteger la escuela visto lo que lleva gastado en arreglar los desperfectos. Una de las reivindicaciones es que se eleve la verja de la entrada, que es por donde entran la mayoría de las veces.

Informes de la Guàrdia Urbana

El concejal de educación, Francesc Roca, explicaba que espera los informes de la Guàrdia Urbana y a hablar con otras concejalías del ayuntamiento para analizar qué medidas tomar. De hecho, el IMET justo este curso puso en marcha un protocolo de seguridad para todas las escuelas.

Roca explicaba que les preocupa agosto, puesto que los últimos hechos se han producido en un momento en que aún hay personas en el centro, porque los profesores están preparando el curso, había un plan local de ocupación pintando y sigue funcionando el casal de verano. Apuntó, no obstante, que se hará todo lo necesario para que las clases puedan comenzar con normalidad.

Comentarios

Lea También