Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Desde la Vall

Presión para la lista única

Primarias republicanas. La ANC negocia con ERC y PDeCAT una candidatura unitaria en Tarragona. El objetivo es votar a sus integrantes antes de Navidad. Òmnium se queda al margen

Octavi Saumell

Whatsapp
A lo largo del último año el soberanismo se ha manifestado en varias ocasiones por los presos y la situación judicial. FOTO: Pere Ferré

A lo largo del último año el soberanismo se ha manifestado en varias ocasiones por los presos y la situación judicial. FOTO: Pere Ferré

A nadie se le escapa que la ciudad de Tarragona es una plaza muy complicada para el independentismo. Actualmente, el pleno de la Plaça de la Font sólo cuenta con ocho concejales independentistas entre sus 27 integrantes –los 4 de ERC, los dos de PDeCAT y los dos de la CUP–, una cifra a la que seguramente también debería sumársele la socialista Elvira Ferrando, con pasado en la antigua CDC y que mantiene un discurso propio sobre el procés. 

Sea como sea, la mayoría de 14 concejales sigue muy lejos para el bloque partidario de romper con el Estado, otorgando muy pocas esperanzas de éxito de cara a las elecciones del próximo mes de mayo. La celebración del Onze de setembre y el otoño caliente que se iniciará en breve –con la conmemoración del 1 de octubre, del encarcelamiento de los Jordis y el primer aniversario de la declaración de independencia– han puesto sobre la mesa la situación tarraconense, más después de la debilidad que puede tener el alcalde Josep Fèlix Ballesteros tras los Juegos y el caso Inipro.  

Faltan ocho meses para la cita con las urnas y el soberanismo se debate aún sobre si concurrir con listas separadas –como trabajan los partidos– o juntas –como apuesta la Assemblea Nacional Catalana–. De hecho, los asociados de la ANC aprobaron el pasado mes julio impulsar elecciones primarias republicanas en las localidades de más de 25.000 habitantes, con las únicas excepciones de Vic y Berga, donde la mayoría soberanista es contundente. De esta forma, el objetivo es extrapolar a las grandes ciudades la propuesta que el filósofo Jordi Graupera lanzó para la ciudad de Barcelona: convocar elecciones primarias abiertas para una única candidatura independentista. 

Alcaldías para ampliar la base
De momento, es la ANC quien ha capitalizado esta idea, ya que Òmnium Cultural ha optado por quedarse al margen. La entidad presidida por Jordi Cuixart sólo se posicionará en caso de que todas las formaciones soberanistas apuesten por esta posibilidad, ya que si no es así podría actuar sólo como fedataria de las primarias. «La gente tiene confianza en sus políticos, que deben entender los mensajes que les manda el pueblo», afirma la presidenta de Òmnium Tarragonès, Rosa Maria Codines.

A lo largo de este verano, el coordinador de la ANC en Tarragona, Gilbert Frigola, ha mantenido los primeros contactos, que no han sido productivos. De hecho, el PDeCAT ha escogido ya a Dídac Nadal como candidato, mientras que ERC apuesta de nuevo por Pau Ricomà
«Es cierto que ya hay candidatos, pero también lo es que las cosas cambian y que los juicios de otoño pueden remover toda la situación», indica Frigola, quien asegura que la apuesta «es ampliar la base con políticas próximas a los ciudadanos».

O sea, que la ANC, lejos de lo que propugna ERC, no prioriza intentar pescar más votos entre los Comuns, sino que considera que la base debe incrementarse desde la política municipal o, lo que es lo mismo, logrando alcaldías en las zonas donde hasta la fecha el soberanismo ha sido secundario. 

Por ello, y teniendo en cuenta la ley electoral, el principal paso es contar con la lista más votada, ya que de lo contrario es necesaria una mayoría alternativa con un pacto que sume 14 concejales, una circunstancia que, a día de hoy, parece impensable en la Plaça de la Font.   

Temas

Comentarios

Lea También