Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Primer año de trabajo en equipo entre Joan XXIII, Santa Tecla y Sociosanitari Francolí

La colaboración entre especialistas de los tres centros avanza con la vista puesta en la reducción de las listas de espera y en evitar la derivación de pacientes a Barcelona
Whatsapp
El hospital de referencia de la provincia, Joan XXIII, dispondrá de una UCI Pediátrica de nivel II a lo largo de 2016. Este servicio evitará la derivación anual de unos 400 menores tarraconenses a centros de Barcelona. Foto: ce

El hospital de referencia de la provincia, Joan XXIII, dispondrá de una UCI Pediátrica de nivel II a lo largo de 2016. Este servicio evitará la derivación anual de unos 400 menores tarraconenses a centros de Barcelona. Foto: ce

La alianza estratégica entre los tres proveedores de sanidad pública en Tarragona (ICS, Xarxa de Santa Tecla y GIPSS) ha culminado su primer año de funcionamiento estableciendo algunas de las bases que tienen que servir para mejorar la atención sanitaria al territorio, tanto desde el punto de vista de la dotación de equipamientos como en la estandarización de protocolos de actuación y en los flujos de pacientes dentro de los recursos asistenciales existentes. El trabajo en equipo entre los profesionales de Joan XXIII, Santa Tecla, Hospital del Vendrell y el Sociosanitario Francolí ha permitido identificar las potencialidades que se derivan de la colaboración entre los diferentes hospitales y ha servido también para marcar los primeros objetivos a corto plazo en el ámbito de la salud en Tarragona. Entre ellos destaca la necesidad de dotar Tarragona de una UCI Pediátrica de nivel II, en concreto al Hospital Joan XXIII, y de crear una red territorial de transporte neonatal que evitaría depender de la flota de ambulancias de Barcelona. Otros puntos en los que los profesionales sanitarios del territorio están trabajando, a través de las unidades funcionales interhospitalarias creadas para cada una de las especialidades médicas, es la de conseguir una unidad de litotrípsia de referencia y la de potenciar los equipos de cirugía oncológica del conjunto de centros asistenciales que hay en la Región Sanitaria del Camp de Tarragona.

Si bien la alianza estratégica entre diferentes hospitales de Tarragona no se ha escapado de la politización a la cual se somete el futuro del modelo sanitario de ámbito catalán (con varios debates al Parlamento de Cataluña y mociones presentadas en el Ayuntamiento de Tarragona), lo cierto es que el trabajo en equipo entre los profesionales de los diferentes hospitales se ha revelado como una herramienta eficiente para que el territorio pueda ir incrementando sus prestaciones sanitarias de la mano de la opinión y el trabajo de sus profesionales, que son los que están en contacto con la realidad del día a día en consultas y quirófanos. Los diferentes grupos de trabajo, denominados unidades funcionales, están integrados y liderados por los propios especialistas que trabajan en sus centros y que tienen como principal objetivo poner todo el conocimiento en común y analizar posibles vías de colaboración y sinergias en beneficio del servicio asistencial y en pro de una mejor atención a la ciudadanía.

Hasta hoy los tres proveedores sanitarios del Tarragonès y el Baix Penedès han constituido una docena de unidades funcionales (Atención Continuada y Urgente, Atención Domiciliaria, Atención Sociosanitaria y Cronicidad, Cirugía General y Aparato Digestivo, Cirugía Ortopèdica y Traumatología, Digestologia, Endocrinología y Nutrición, Medicina Interna, Obstetricia y Ginecología, Pediatría, Rehabilitación y Urología), la coordinación de las cuales va a cargo de un profesional en activo al territorio (mayoritariamente empleado de Joan XXIII). Las unidades funcionales que se pusieron en marcha en primera instacions son las que han logrado resultados más tangibles. Es el caso de la Unidad Funcional de Pediatría, coordinada por el Dr. Ricardo Closa (jefe de Pediatría de Joan XXIII), que ha puesto sobre la mesa de la administración la necesidad de que el territorio disponga de una UCI Pediátrica que evite la derivación de menores de edad a hospitales del área de Barcelona. La misma unidad de pediatría reclama en la Región Sanitaria la creación de un transporte sanitario propio para neonatos. Tanto una petición como la otra podrían ser una realidad a lo largo de 2016. Casi en todas las unidades funcionales se han logrado adelantos que, según Albert Pons, coordinador de TGN Salut Aliança Estratègica, la ciudadanía podrá apreciar pronto en la mejora de la calidad del servicio. El objetivo de la alianza, a medio plazo, es mejorar el flujo de pacientes, reducir las listas de espera y reducir el número de derivaciones de pacientes a centros hospitalarios de Barcelona.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También