Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Primeros casos de abusos sexuales en Tarragona a través de Apps de citas

La justicia dirime algunos casos, como el de un acusado de abusar de una menor de 16 años tras conocerla por la red Badoo

Raúl Cosano

Whatsapp
Plataforma como Badoo han reforzado su seguridad recientemente. Foto: Getty Images

Plataforma como Badoo han reforzado su seguridad recientemente. Foto: Getty Images

Contactó con ella a través de la aplicación para ligar Badoo. Después tuvo conversaciones por WhatsApp y la relación acabó con una presunta participación en un «delito de abuso sexual con penetración a menor de 16 años de edad», según expone un auto de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. 

Es un ejemplo de cómo las aplicaciones de citas se han convertido en un nicho de oportunidades para delincuentes sexuales, algo bien palpable en el caso de Tarragona. De hecho, la citada interlocutoria de la Audiencia Provincial, de un caso de 2018, sirve para mantener la prisión provisional sin fianza para el acusado, algo sobre lo que ya se posicionó el juez de primera instancia con esa medida cautelar, con el fin de evitar «cualquier posible reiteración delictiva». El acusado tenía abiertos «dos procedimientos judiciales por delitos de abusos sexuales a menores». De hecho, había estado en la cárcel hasta días antes de cometer presuntamente el abuso sexual vía Badoo. 

Es una muestra de cómo los delitos sexuales comienzan a gestarse en la red. A ese traslado de las actividades cotidianas al mundo virtual se han adaptado los delincuentes, donde las opciones de cometer un delito son inmensas. El caldo de cultivo es la proliferación de usuarios en este tipo de plataformas. España, con 18 millones de descarga, se sitúa en el segundo lugar como país europeo en empleo de apps, según apunta The App Date. Tinder se lleva la palma en popularidad. En ese entorno se organizan más de un millón y medio de citas a la semana, por parte de una aplicación que se extiende a 190 países. 

Pero no siempre los acusados son condenados. Es el caso de un tarraconense absuelto por la Audiencia Provincial de Barcelona de un delito sexual con penetración vaginal. Contactó a través del chat de Badoo con una chica de 17 años de Barcelona, aunque en la app ella afirmó tener 24. Según la sentencia, ambos «comenzaron unos escarceos sexuales durante los que se desnudaron, al menos parcialmente y de cintura para abajo, colocándose el acusado un preservativo y llegando a penetrar vaginalmente» a la chica «sin que conste que ésta se opusiera ni que el acusado utilizara para ello ningún tipo de intimidación o violencia».

Tras ello, se acabó la relación sexual y el acusado le dijo a ella que se marchara del domicilio. Empezó así una discusión que acabó con la joven marchándose de casa. Denunció el caso a los Mossos, que detuvieron al chico, pero sin que se pudiera demostrar más tarde su culpabilidad. La sentencia alude a un informe de asistencia médica que señala de forma inequívoca que ella «no presenta lesiones cutáneas evidentes», lo que contradice lo manifestado en la denuncia inicial. 

Más medidas de seguridad
En este caso, la relación a través de la App acabó derivando en un conflicto. Ella, diagnosticada de síndrome de Asperger y de trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), sufría «serias dificultades en la sociabilidad», así que concluye la sentencia:  «Difícilmente puede exigirse al acusado que fuera consciente de que presentaba un trastorno mental que podía afectar al consentimiento prestado y, con más razón, no puede darse por probado que abusara del mismo a conciencia. Posiblemente el comportamiento del mismo fue en un momento dado grosero y poco delicado, pero tales comportamientos no tienen encaje por sí mismos en el Código Penal». 

Ante estos riesgos, algunas plataformas han salido al paso comunicando que refuerzan sus medidas de seguridad. Así, Badoo ha introducido una serie de funciones de seguridad pensadas especialmente para mujeres y protegerlas en su interacción con otros usuarios, como un nuevo ‘modo invisible’ en el que ellas pueden ver los perfiles de manera anónima y la posibilidad de pedir fotos desde el chat para cerciorarse de que la identidad de la otra persona corresponde con su perfil.

«Buscamos que los usuarios, y particularmente las mujeres, encuentren un espacio donde puedan explorar  las relaciones personales con honestidad y libertad», ha afirmado el director de Brand Marketing para España y Latinoamérica de Badoo, Pablo Delgado, en un comunicado. ‘Selfie Request’ (’solicitud de selfi’) es una nueva función con la que cuenta la red que permite a las usuarias pedir a través del chat una foto para asegurarse de que la persona con la que mantiene una conversación es la misma que la que figura en las fotos de perfil. De este modo, la aplicación cuenta con un sistema de verificación fotográfico por el que los usuarios suben una foto a su perfil replicando el gesto mostrado en pantalla, y esta es verificada en cuestión de segundos por 5.000 verificadores de Badoo. 

Por su parte, Tinder afirma en su web que se bloquean las cuentas de quien haya sido denunciado por agresión, entre otras medidas. 

Temas

Comentarios

Lea También