Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Prisión para un vecino de Tarragona por querer matar a su expareja haciéndole beber un líquido irritante

El acusado esperó a que la mujer saliese de su casa para obligarla a entrar de nuevo, para lo que la amenazó con un cuchillo

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los hechos ocurrieron en una calle del centro de Tarragona

Los hechos ocurrieron en una calle del centro de Tarragona

Un vecino de Tarragona que intentó matar a su expareja haciéndole beber un líquido irritante ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Tarragona a cuatro años y siete meses de prisión como autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, además de tenerla que indemnizar con 450 euros. Así se recoge en la sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. El fiscal solicitaba la imposición de una pena de siete años y diez pedía la acusación particular. Por su parte, la defensa quería la absolución.

El acusado mantuvo con la víctima una relación afectiva durante 16 años, fruto de la cual nació un hijo. La relación se rompió a finales de junio de 2014, y el procesado marchó del domicilio. Por acuerdo entre los progenitores se estableció un régimen de custodia flexible de una semana cada uno.

Desde que se produjo la ruptura, el acusado y la denunciante mantuvieron pocos contactos, si bien en alguna ocasión discutieron cuando el acusado le manifestó que la había seguido por la ciudad y la había visto con otras personas. La mujer le exigió que no volviera a hacerlo.

Sobre las siete de la mañana del 12 de septiembre de 2014, el acusado se personó en las inmediaciones del edificio donde vivía la mujer. Esperó a que ésta bajara para dirigirse a trabajar. Cuando ella salió por el portal, él la acometió con un cuchillo de unos 20 centímetros de hoja, que le colocó a la altura del abdomen. Y le espetó: «No cridis, no cridis o et mato». La obligó a subir de nuevo a la vivienda. Una vez dentro, el acusado comenzó a mirar por todas las habitaciones como si estuviera buscando a alguien, mientras seguía blandiendo el cuchillo a la víctima.

 

En la mochila

El hombre extrajo de la mochila que portaba una botella de litro y medio que contenía en tres cuartas partes un líquido amarillento. Gritó reiteradamente: «Esto te lo vas a beber». Cogió por el cuello a la mujer e intentó de forma violenta que ingiriera dicho líquido. La víctima comenzó a forcejear y logró que la botella cayera al suelo, cogiéndola a continuación y logrando lanzar casi todo su contenido por la ventana. Durante el forcejeo, y mientras el acusado intentaba que ingeriera el líquido, una parte se derramó y fue a parar al rostro de la denunciante, provocándole una sensible irritación en el ojo derecho.

Después del forcejeo, el acusado volvió a acometerla violentamente y a cogerla del cuello, al tiempo que le volvía a decir: «Et mataré, et mataré i després em mataré jo».

Durante la pelea, el acusado rajó el pantalón de la mujer con el cuchillo. En un momento determinado, él recibió una llamada en su teléfono móvil de su hijo mayor. Pocos instantes después se personaron en el domicilio agentes de los Mossos, siendo franqueada la puerta de la vivienda por el acusado.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También