Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona consejos

Que el calor no estropee un buen vino

Con la llegada del buen tiempo, es importante cuidar la conservación de las botellas que acopiamos en casa para evitar que les afecten los cambios de temperatura 

Sílvia Fornós

Whatsapp
El vino, como producto vivo, evoluciona dentro de la botella. Foto: Getty Images

El vino, como producto vivo, evoluciona dentro de la botella. Foto: Getty Images

El vino con el tiempo mejora, pero también puede estropearse si no lo conservamos en condiciones adecuadas. Con la llegada del buen tiempo y del calor hay que ser más cuidadosos con las botellas que guardamos en casa, y más teniendo en cuenta que –como explica la sumiller y enóloga Anna Casabona– «el vino es un alimento y evoluciona con el tiempo. De todos, es conocido el dicho que dice que el vino con el tiempo mejora. Aunque en muchos casos es así, muchas veces acopiamos botellas que se han elaborado con la voluntad de beberlas pronto, como los vinos jóvenes».

Por ello, la sumiller recuerda que para conservar una botella de vino durante meses o años hay que tener en cuenta que «la temperatura sea constante, alrededor de los 15-18ºC, la humedad algo elevada sobre el 75%, la oscuridad y que la botella esté en posición horizontal, exceptuando vinos espumosos».

Sobre la luz, la enóloga recuerda que «no nos interesa que le dé la luz directa del sol a nuestras botellas, porque entonces todas las evoluciones, y sobre todo las oxidaciones, se aceleran estrepitosamente y acaban estropeando el vino».

Evolución
Y es que el vino, como producto vivo, sigue evolucionando dentro de la botella. «Sus diferentes componentes como los taninos, aromas etc. interactúan entre ellos y con el oxígeno, cambiando sus características», explica Anna Casabona, quien hace hincapié en que, aunque «normalmente evolucionan de forma positiva, algunas veces pueden aparecer defectos que nos estropean el vino, como por ejemplo si un corcho no está en perfectas condiciones, puede dejar entrar demasiado oxígeno en el vino y este se oxida, perdiendo todos los aromas afrutados y volviéndose algo pesado».

También puede pasar –explica la enóloga– «que un tapón tenga TCA (tricloroanisol) y se acabe estropeando el vino, surgiendo aromas a cartón húmedo».

También hay que tener en cuenta que algunos vinos se conservan mejor que otros

Otra de las variables que hay que tener en cuenta es que algunos vinos se conservan mejor que otros. «Cada tipología de vino tiene una vida estimada diferente. Podríamos generalizar que los vinos más delicados serían los rosados, blancos jóvenes y cavas jóvenes. En cambio, los más longevos serían los tintos y normalmente todos los vinos con crianza, tanto si son blancos, espumosos o tintos».

Soluciones
Ciertamente, los meses de buen tiempo y durante el verano los rangos de temperatura que tenemos en nuestras casas sobrepasan esos 15 grados ideales. Si bien, para guardar el vino en nuestros hogares existen varias soluciones como por ejemplo –comenta Anna Casabona– «podemos adquirir una nevera vinoteca especial para su conservación o, si no tenemos el espacio ni queremos invertir, entonces lo ideal es buscar algún rincón donde no haya corrientes de aire, luz en exceso y sobre todo donde no haya cambios de temperatura para guardar nuestros vinos ahí».

Y advierte que «debemos olvidarnos de guardarlo en la cocina cerca de los fogones o del horno».
Asimismo, la sumiller añade que «el vino no tolera bien los cambios de temperatura». A la pregunta de si podemos sacar una botella que hemos colocado en la nevera, si no la vamos a beber,  Anna Casabona recomienda que «que si no la vamos a abrir hoy, pero no tardaremos muchos días en beberla, es mejor dejarla en la nevera. De este modo, cuando llegue el momento en que nos apetezca tomar un vino blanco o un cava ya lo tendremos a la temperatura perfecta».

Por último, en cuanto a cómo conservar una botella que hemos abierto, Anna Casabona explica que «lo mejor es volverla a tapar y guardarla en la nevera». Además, tenemos a nuestro alcance utensilios que facilitarán la conservación del vino. «Hay unas bombas pequeñas para sacar el aire de la botella antes de taparla que nos van a asegurar una mejor conservación de ese vino, en cuanto a prevención de oxidaciones como del temido ‘picado’ o ‘avinagrado’», concluye la enóloga. 

Temas

Comentarios

Lea También