Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas por el retraso en los cobros de las guarderías de Tarragona

Los padres de las Llars d’Infants municipales señalan que durante dos meses no les pasaron recibos y ahora deberán pagarlos en verano. El Ayuntamiento apunta a un error informático  

Norian Muñoz

Whatsapp
La Llar d’Infants Cèsar August es una de las que tuvo problemas con los cobros. FOTO: Pere Ferré

La Llar d’Infants Cèsar August es una de las que tuvo problemas con los cobros. FOTO: Pere Ferré

Los padres de las siete Llars d’Infants Municipales han pasado dos meses (marzo y abril) sin que se les cobre ningún recibo. También habían sufrido retrasos en la forma como se les cobraban servicios, como la acogida y el comedor.

«Entendemos que las familias tengan que hacer una previsión de lo que tienen que pagar, pero cuando no te cobran en su momento es un descontrol... Y acabamos de hacer frente a los impuestos, así que el bolsillo se resiente», apunta una madre de la Llar d’Infants Cèsar August.

El suyo es un malestar compartido por muchos padres que temen que el cobro de los recibos retrasados afecte su economía en los meses de verano.

Problema informático

La directora del Institut Municipal d’Educació, Montserrat Fortuny, explica que el problema se debió a que al pasar la gestión de los centros al ayuntamiento, el cobro comenzó a hacerse a través del sistema informático que se emplea para cobrar los tributos.

El sistema no se adaptaba a toda la casuística que tiene el cobro de las guarderías, ya que lo que pagan las familias varía en función de si los niños tienen hermanos, la situación económica de las familias, las ayudas del Consell Comarcal, los cheques de bebés de las empresas... También hay que tener en cuenta los días que se quedan al comedor o la acogida.

Explica Fortuny que aunque se preparó un aplicativo informático para el cobro, el mismo no encajó con el servicio de gestión de tributos del Ayuntamiento. Justo por esas incidencias se decidió suspender el cobro en febrero para poder trabajar en un aplicativo nuevo.

Ahora, resuelto el problema informático, en el mes de junio se pasará el recibo del mes de abril y así sucesivamente hasta el mes de septiembre que viene, cuando se cobrará lo que corresponde al mes de julio.

No obstante, Fortuny explica que las familias han estado informadas en todo momento y en caso de que lo necesiten se les darán facilidades en los pagos, tanto si necesitan fraccionarlos más como si desean pagarlos antes de verano, por ejemplo. Bastará, asegura, con hablarlo con las directoras. 

Actualmente hay siete guarderías de gestión municipal que tienen 466 plazas. El curso que viene se sumarán las dos que quedan en la ciudad: l’Arrabassada y Bonavista.

Temas

Comentarios

Lea También