Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas por el volumen de los altavoces de la estación

Los vecinos relatan que los avisos comienzan a las 5:30 y no les dejan descansar, especialmente cuando llega el buen tiempo
Whatsapp
Imagen de uno de los altavoces de la estación realizada desde la ventana de uno de los vecinos que se queja del ruido.  Foto: Lluís Milián

Imagen de uno de los altavoces de la estación realizada desde la ventana de uno de los vecinos que se queja del ruido. Foto: Lluís Milián

«La cantinela comienza a las cinco y media de la madrugada. Le podría recitar de memoria lo que dice:‘Señores clientes ... Y así en catalán, castellano e inglés». Quien habla es Jaime, vecino de la calle General Contreras de la Part Baixa, cuyo piso está a pocos metros de la estación de trenes. Asegura que los altavoces que anuncian salidas y llegadas, incidencias y recomendaciones, le ‘acompañan’ durante toda la jornada.

Pero, según explica, lo peor está por llegar todavía. «Cuando comienza el calor y hay que abrir las ventanas ya no puedo dormir... Mi vecino de al lado se cambia de habitación durante el verano para poder descansar. Una cosa es cómo se escucha en el día, cuando hay movimiento de personas, y otra cuando suena en el silencio de la noche», relata.

Por su parte, Natalia, vecina de mismo edificio, explica que ya está preparando la mudanza a un piso en otra zona. Se cambia de casa porque, entre otras cosas, «aquí en verano no hay quien duerma». Otro tanto de lo mismo le sucede a su suegra, que vive unos números más allá.

Además de los altavoces, Natalia refiere que muchas madrugadas sufren también el ruido de una máquina que se pone en marcha en una de las vías. En una panadería de la zona comentan que más de una vez los vecinos llegan quejándose del ruido de la máquina que no saben muy bien qué función tiene.

 

Se han apagado cuatro

Jaime reconoce que el verano pasado ya realizó una queja a Adif y bajaron un poco el volumen, pero sigue habiendo demasiada contaminación acústica, a su entender.

Desde Adif explican que el año pasado, a partir de la queja, lo que se hizo fue desconectar los cuatro altavoces que dan al lado de la estación donde están los edificios.

Además, en ese momento se programó una reducción de volumen de los avisos entre las diez de la noche y las ocho de la mañana. En ese período se bajó al máximo que permite el equipo. Posteriormente, en septiembre también se redujo el volumen en los andenes uno y dos.

Justo este fin de semana que acaba de pasar, coincidiendo de nuevo con la quejas, aseguran que se ha bajado del volumen de los andenes de 9 a 8. Aseguran que ha sido imposible bajarlo más porque se han realizado pruebas y los mensajes no son audibles cuando hay otros ruidos. Además del volumen también se redujeron los agudos.

Por otra parte, la empresa no sabe cuál es la máquina que causa molestias a los vecinos. Suponen que puede tratarse del tren-taller, que sólo se desplaza para hacer labores concretas, por lo que no debería causar molestias más que en días puntuales.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También