Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas por la peatonalización de dos calles de la Part Alta

Algunos comerciantes que tienen almacenes critican que no  podrán acceder a ellos y que nadie les ha consultado

Àngel Juanpere

Whatsapp
Albert Martínez tiene un almacén de albañilería en la calle Sant Domènech. Foto: lluís milián

Albert Martínez tiene un almacén de albañilería en la calle Sant Domènech. Foto: lluís milián

Las obras de peatonalización de dos calles de la Part Alta están comenzando a levantar ampollas entre algunos de los afectados, principalmente comerciantes que tienen sus locales y almacenes en las dos vías afectadas: las calles Salines y Sant Domènech. Los trabajos comenzarán hoy y se alargarán durante cuatro meses.

Albert Martínez es uno de los afectados. «Somos entre 25 y 30 que tenemos almacenes», asegura este propietario de uno de albañilería. No es la primera vez que se enfrenta a esta cuestión: «En 1980 ya hicieron peatonal la calle Mediona y pasó lo mismo».  Asegura que hace tres o cuatro meses les comunicaron que dicha calle sería peatonal, «pero que nos dejarían entrar». Él solicitó un vado «y me lo denegaron».

Martínez recalca que hace unos veinte días solicitó poder hablar con el concejal de Urbanisme, Josep Maria Milà, «no me han dicho nada. Mañana –hoy para el lector– comienzan las obras y el concejal está de vacaciones».

Si este empresario se queja de falta de información e interlocución con el Consistorio, también lo hace el presidente de la Associació de Veïns de la Part Alta. Manel Rovira afirma que «el Ayuntamiento no nos ha comunicado nada, no hemos tenido ninguna conversación con ellos». Y también se quejaba de que antes tenían un interlocutor con la figura del concejal de barrio –que era Begoña Floría–, «pero ahora, cuando llamas, se pasan la pelota de unos a otros y no hay manera de aclarar nada». 

Si bien el proyecto hace años que está aprobado dentro del Pla Integral de la Part Alta (PIPA), Rovira dice que cuando se hacían estas obras «había reuniones cada medio año con el Ayuntamiento y la Generalitat y tratábamos el tema».

Los trabajos

Esta intervención, según el Ayuntamiento, transformará la calle en zona peatonal, con el cambio del pavimento consistente en una plataforma única y del mismo tipo de piedra que la vecina Plaça de la Font, salvo la esquina con Rera Sant Domènech, que se hará con un acabado diferente. Con estas intervenciones la calle Sant Domènech se convierte especialmente en una vía para peatones, aunque se permita la circulación esporádica de vehículos.

Se soterrarán las líneas eléctricas  y de telefonía y se mejorará la red de gas, que se ampliará

Los trabajos comportarán la renovación de alcantarillado, agua potable, riego e incendios. Se soterrará la instalación eléctrica aérea y se mejorará la existente; también el alumbrado público e incorporación de toma a tierra. Se soterrarán las líneas generales de telefonía, y se mejorarán y ampliarán las existentes (salvo las líneas individuales de fachada). Finalmente, habrá una mejora de la disposición de la red de gas en zanjas y ampliación de la instalación.

Los pilones

En cuanto a los pilones que hay en la entrada de la Plaça de la Font, desde la calle Sant Domènech, se trasladarán al principio de la calle Salines. En horario de carga y descarga, como en el resto de la Part Alta, se bajará el pilón de paso para permitir la actividad cotidiana de vecinos, comerciantes y transeúntes.

El proyecto, promovido por Ematsa (agua y alcantarillado) y Smhausa (el resto), tiene un presupuesto repartido en dos lotes de licitación y ejecución que hacen un total de 309.400 €, antes de IVA.

El primer lote de 208.745,39 euros es para el proyecto de Smhausa y el segundo con 100.654,61 euros de Ematsa, corresponde a los capítulos de saneamiento y agua potable de la Empresa Mixta Municipal d’Aigües.

Temas

Comentarios

Lea También