Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Queremos acoger, abrid las fronteras»

Reportaje. «No nos olvidamos, siguen muriendo», es el lema la jornada que organizó la plataforma Mare Mortum para reflexionar sobre la situación de  los refugiados

Norián Muñoz

Whatsapp
A pesar del calor, la plaza del Mercat Central acogió diversas charlas y actividades culturales durante todo el día. FOTO: Alfredo González

A pesar del calor, la plaza del Mercat Central acogió diversas charlas y actividades culturales durante todo el día. FOTO: Alfredo González

La primera escena es clara: con la música de «vacaciones en el mar» de fondo, un grupo de personas, seguramente familia, ven con feliz expectativa que están a punto de llegar a puerto en uno de tantos cruceros por el Mediterráneo. La segunda escena es también familiar, pero por unos motivos bien distintos. Están las mismas personas, el mismo mar, pero la expectativa es muy distinta. Aquí no hay un barco de lujo, sino una patera, hambre, preguntas sin respuesta por la familia que se ha quedado atrás, incertidumbre. 

Es parte de la representación que ayer hacía el grupo de teatro social de Altafulla +A prop de la ONG Mans per l’acció solidaria en plena Plaça Corsini. Fue durante una jornada organizada por la plataforma Mare Mortum Tarragona con el apoyo de la Associació de Veïns de Tarragona Centre para recordar que el próximo miércoles, 20 de junio, es el día del refugiado.

Laura Aguadé, miembro de Mare Mortum, cuenta que la plataforma está conformada por una quincena de personas que en 2015, después del naufragio de un barco que estaba de camino a las costas europeas y en el cual murieron 900 personas, decidieron constituirse en una plataforma. Actualmente en el grupo hay  miembros de entidades (menos partidos políticos) y personas a título particular. 

Su misión, explican, es sensibilizar permanentemente sobre un problema del que sólo se ocupan, a golpe de efecto, los medios de comunicación, tal como está sucediendo ahora con la crisis del Aquarius. «Estamos justo para eso, para que se recuerde que sigue muriendo gente», apunta Aguadé, a la par que recuerda que ya han sido 38.000 las personas que han muerto buscando refugio. Para sensibilizar sobre el tema ayer realizaron una jornada a lo largo de todo el día en la que, además de teatro, quienes paseaban cerca del Mercat Central pudieron ver actuaciones musicales y recitales de poesía o acudir a charlas y conversaciones.

Cifras para pensar

Durante la presentación de la jornada ofrecían una ristra de cifras para pensar: «Actualmente en el mundo hay 258 millones de personas migrantes que huyen de la pobreza, el hambre  y las desigualdades, de las cuales 65,6 millones han sido desplazadas por la fuerza de la violencia. De estas, sólo 22,5 millones han encontrado refugio en otros países... España se comprometió en 2015 a acoger 17.337 refugiados; hoy sólo han llegado 2.792».

Aclaran, además, que no quieren poner la mirada sólo en la guerra de Siria, sino también en el hecho de que hay muchos otros países en conflicto de donde las personas se ven obligadas a huir. Entre las peticiones de la plataforma está el cumplimiento del derecho de asilo a todas las personas que lo soliciten, la derogación de la ley de extranjería, el cierre de los CIES, que se detengan las devoluciones en caliente, vías seguras para los migrantes... 

Apuntaban que «hay recursos para parar este genocidio, pero no hay voluntad política... Aunque valoramos el gesto del Estado español de acoger a las personas que viajan en el Aquarius, esperemos que la acogida sea real y digna y que no sea una acción aislada».

Pero tal vez el motivo más sencillo para actuar lo daba la señora Ángeles de la Fuente, mientras  informaba a quienes se decidían a parar un momento en su tránsito por los alrededores del mercado bajo un sol inclemente: «Es cuestión de humanidad y justicia que todos podamos ser tratados como personas», explicaba. Finalmente, la consigna de la jornada era capaz de resumirlo todo: «Abrid las fronteras. ¡Queremos acoger!».

Temas

Comentarios

Lea También