Más de Tarragona

¿Quién defendería el Port de TGN en un Estado catalán?

Un libro de reciente aparición apuesta por la integración de Catalunya en la OTAN para proteger infraestructuras clave

Xavier Fernández

Whatsapp
El libro destaca la importancia clave del Port de Tarragona para la importación de crudo. En la foto, el pantalán de Repsol. FOTO: DT

El libro destaca la importancia clave del Port de Tarragona para la importación de crudo. En la foto, el pantalán de Repsol. FOTO: DT

¿Debe tener ejército propio una supuesta Catalunya independiente? ¿Puede confiar en que, en caso de necesidad, sus vecinos –en especial España– la defienda? Son preguntas que dividen al soberanismo entre los que creen que Catalunya debe ser un país como los de su entorno inmediato (con ejército e integrado en la OTAN) y los que creen que las fuerzas armadas son innecesarias en la actualidad.

Un libro de reciente aparición –Política de defensa i Estat Propi (Editorial Base)– analiza la cuestión. Entre sus decena de autores está el director general de Comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet, que defiende la creación de un ejército catalán. Y el coronel irlandés retirado Dorcha Lee cifra en 24.000 los miembros de ese ejército.


‘OTAN, sí’
En uno de los capítulos, el dedicado a «Catalunya y la OTAN», Pol Serrano apuesta explícitamente por la entrada de una Catalunya independiente en la Alianza Atlántica, entre otros motivos para garantizar la defensa de infraestructuras clave como el Port de Tarragona.

«Es popular dentro del discurso independentista –escribe Serrano– la idea que Catalunya podría pagar por tener el territorio defendido y ser así un país desmilitarizado», pero –alerta el autor– «¿no se tendría que prever la posibilidad que quizá un país tercero protegería el Port de Tarragona de manera defectuosa para dar sensación de inseguridad y provocar que las empresas de shipping optasen por otros puertos?».

Serrano recuerda que la portavoz de la OTAN, Oana Lungescu, ya insinuó que una Catalunya independiente se quedaría fuera del paraguas de la OTAN y no podría volver a entrar por «el posible veto español». Sin embargo, en una muestra del optimismo sin límites del soberanismo, Serrano cree que «lo más interesante para la parte española es compartir la Alianza, porque esto mejoraría las relaciones entre las fuerzas de defensa y sería un gran factor disuasivo para los dos países, que se convertirían en aliados militares».

El autor concluye que «Catalunya necesita tener una fuerza marítima potente ya que los puertos de Barcelona y Tarragona son las principales entradas de mercancías a Catalunya y Europa».

Otros dos autores, Pol Molas y Daniel Soler, enumeran en el apartado titulado «Un análisis estratégico» algunas de las mercancías que recibe el Port de Tarragona: «casi nueve millones de toneladas de petróleo crudo, un millón y medio de toneladas de trigo, un millón de toneladas de maíz...».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También