Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Quieren trabajar en Primark?

Jóvenes inscritos en el programa de Garantía Juvenil participaron en la Feria del empleo, de la Cambra de Comerç, en la que establecieron  contacto con algunas de las grandes empresas del territorio.

Núria Riu

Whatsapp
Una representante de PortAventura en una de las sesiones reducidas de la Feria del Empleo.

Una representante de PortAventura en una de las sesiones reducidas de la Feria del Empleo.

Cómo se entra a trabajar en PortAventura? ¿Y en una multinacional como Primark? ¿Hace falta llevar currículum o mejor mandarlo a través de la página web? ¿Se necesitan idiomas? Son algunas de las preguntas que salieron en la primera Feria del empleo, dirigida a jóvenes inscritos en el sistema de Garantía Juvenil, en la que muchos de estos entraron por primera vez en contacto con el mundo de la empresa.

Organizada por la Cambra de Comerç de Tarragona, la sesión tenía como principal objetivo resolver dudas. Primero, sobre la utilización de herramientas como Linkedin y Facebook para organizar un perfil personal. Y después, para conocer algunos truquillos para afrontar una entrevista de trabajo. Sin embargo, de la parte que sacaron más jugo fue del contacto con los responsable de recursos humanos de grandes empresas. 

La página web es el primer filtro que regula la demanda de personal

¿Qué buscan éstas? Ivan, director de tienda de Primark Tarragona, dirigía una de las sesiones con un grupo de diez chicas que buscan empleo. Se lo dijo claro y rotundo: «Acabamos de abrir en Tarragona y buscamos a gente que quiera y tenga ganas de trabajar en el ámbito de la moda».

Uno no se aburre
Una declaración de intenciones que incentivó a una gran participación. Y, ¿qué perfil de trabajador buscan? «El ritmo de las tiendas es brutal y es un empleo muy dinámico, por lo que buscamos a gente que responda a estas competencias», decía. Un ejemplo de ello lo vieron en Alejandro. Hace dos años este granadino empezó a trabajar en la firma. Quería conocer otra ciudad y fue uno de los empleados en plantilla que el gigante de la moda low cost trasladó a Tarragona para ayudar en el arranque, cuando el pasado 14 de junio abrió su tienda. «Empecé de cajero, después de reponedor, haciendo escaparates y vistiendo los maniquíes, y ahora estoy en Tarragona. Allí no tienes tiempo para aburrirte, cuando miras el reloj es que ya ha llegado la hora de irse», les decía.

Primark recibió más de 2.000 solicitudes de trabajo para la puesta en funcionamiento de la tienda de Parc Central, la más grande de Catalunya. La página web es el primer filtro para acceder a un puesto de empleo, allí se publican las ofertas disponibles y puede mandarse el currículum. El mismo sistema que utiliza PortAventura, que es otra de las grandes firmas que constantemente refuerza su plantilla y que estaba en la feria. La primera duda estaba relacionada con el conocimiento de idiomas. Para cubrir determinados puestos no hacen falta, y se trata básicamente de sitios asistenciales, en los que «no hace falta ni formación ni experiencia previa para poder acceder, sino que valoramos el entusiasmo y la capacidad de trabajar en equipo», les explicaron.

Nace con el objetivo de espolear a  jóvenes a encontrar una orientación laboral

El auditorio mostró un gran conocimiento de las instalaciones y los diferentes nichos de actividades de PortAventura World. Traducido en generación de puestos de trabajo, estos asistentes cubren puestos en las tiendas, ayudantes de cocina y restauración. «Las plazas ya están cubiertas, pero siempre buscamos personas para cuando hay un refuerzo o hay que cubrir una baja», decía. 

Decathlon, Elix Polymers, Mercadona y Leroy Merlyn protagonizaron las otras sesiones, de un evento que «debe servir para ofrecer una orientación a estos jóvenes para espolearles a que tomen una decisión», decía el responsable de Estudis de la Cambra de Comerç de Tarragona, Jordi Cáceres.
Se han inscrito en el programa, han recibido tutorías, una primer formación general y ahora les falta el paso definitivo. Con menos de treinta años, forman parte del colectivo ni-ni o que no han acabado de encontrar un puesto de empleo porque no acabaron sus estudios. Y ayer, por primera vez, perdieron el miedo a hablar con algunos de los grandes empleadores de este territorio.

Temas

Comentarios

Lea También