Química para el verano en Tarragona

El Institut Català d’Investigació Química organiza cursos de divulgación científica para niños en verano

Elisenda Rovira

Whatsapp
Los alumnos apuntan en un cuadernillo los experimentos que realizan cada día. FOTO: Pere Ferré

Los alumnos apuntan en un cuadernillo los experimentos que realizan cada día. FOTO: Pere Ferré

A pesar de que llevan un mes de vacaciones, han dejado la pereza veraniega en casa para pasar cinco días en el laboratorio y tener un primer contacto con la química. 18 jóvenes de 1º y 2º curso de la ESO participan esta semana en una de las actividades de divulgación que el Institut Català d’Investigació Química (ICIQ) organiza durante el verano con el objetivo de despertar vocación científica desde bien pequeños. El curso también es una oportunidad para que los estudiantes conozcan por dentro un centro de investigación, espacio poco habitual en el ámbito educativo de los jóvenes estudiantes.

Los profesores asimilan los conceptos científicos a situaciones cotidianas para facilitar la comprensión. FOTO: Pere Ferré

Cuando los niños llegan el primer día no tienen idea alguna sobre la materia, pues no es hasta 3º de ESO que se imparte la asignatura de Física y Química en los institutos. A lo largo de la semana, comienzan a conocer los elementos de la tabla periódica y practican la exposición oral de los experimentos que han llevado a cabo. «Tan importante es saber hacer experimentos como saber divulgarlos», explica Laia Pellejà, técnica de divulgación y educación científica del ICIQ. 

Antes de entrar en el laboratorio, resulta necesario tomar distintas medidas de seguridad: bata -preferentemente de algodón-, gafas, guantes, pelo recogido, y la favorita de los participantes en pleno verano, pantalón largo y zapato cerrado. 

Una vez dentro, seis profesores hacen frente al gran reto pedagógico de la ciencia: adaptar conceptos complejos que, sin perder el sentido de la explicación, puedan ser comprendidos por los jóvenes. Fernando Amador, uno de los docentes en el aula «intenta asimilar las reacciones y fenómenos químicos a situaciones cotidianas». Por ejemplo, para explicar la reacción reducción-oxidación, conocida en el ámbito científico como redox, Eduardo equipara un mayor o menor grado de amistad entre los componentes para explicar la tendencia de los electrones a acercarse más o menos a uno u otro elemento. 

Entre los objetivos del ICIQ como actor en la comunidad científica se plantea la importancia de crear vínculos y lazos entre la comunidad: «Hemos creado comunidad, tenemos gente a nivel de Catalunya y hacemos encuentros anuales de quienes nos encargamos de la divulgación», clarifica Pellejà.

Además de los profesores, los alumnos cuentan con la ayuda de dos jóvenes auxiliares que han participado anteriormente en los cursos de verano y encontraron en ellos su pasión por la ciencia. Es el caso de Jofre, que solo tiene dos años más que algunos de los alumnos, pero se esfuerza para resolver las dudas de los alumnos.

Aniversario científico

Otra protagonista del temario en ICIQ es la tabla periódica, aprovechando que la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el Año Internacional de los Elementos Químicos. El motivo de esta celebración en 2019 es el 150 aniversario de la primera propuesta del sistema periódico por el químico Dmitri Mendeléyev. En el laboratorio del ICIQ aprovechan cada experimento para consultar en la tabla de Mendeléyev los elementos que se han utilizado y los asocian a objetos habituales del día a día. 

El casal de verano del ICIQ ofrece dos cursos de química. En la edición que tuvo lugar durante la primera semana de julio, Fem Química, los alumnos de 5º y 6º de Primaria es un pequeño acercamiento a la química del día a día.

Esta semana es el turno de M’agrada la recerca, el curso en el que conocen las diferentes técnicas de investigación química y las aplican a distintos ensayos con el fin de ver el potencial de la química para mejorar el mundo a partir de la investigación. «Los experimentos que hacemos aquí son una pequeña muestra de lo que los grandes químicos hacen en los laboratorios para investigar», detalla Agnès, una de las jóvenes alumnas que disfruta del curso.

Temas

Comentarios

Lea También