Rafel Ruiz: «Necesitamos la ayuda de los gobiernos superiores»

Entrevista. El presidente del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España reivindica que las administraciones deben hacerse responsables «de aquello de lo que tanto presumen». Objetivo común: conservar los monumentos

CARLA POMEROL

Whatsapp
Rafel Ruiz es, a parte de presidente del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, alcalde de Ibiza. FOTO: Cedida

Rafel Ruiz es, a parte de presidente del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, alcalde de Ibiza. FOTO: Cedida

Rafel Ruiz es alcalde de Ibiza y presidente del Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España. Se trata de una entidad que tiene como finalidad actuar de manera conjunta en la defensa del patrimonio histórico y cultural de las ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad. Tarragona entró a formar parte del grupo en el año 2006, acompañando a Alcalá de Henares, Ávila, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de La Laguna, Santiago de Compostela, Segovia y Toledo. El Diari habla con el presidente, veinte años después de que la Unesco declarara el conjunto arqueológico de Tarraco Patrimonio Mundial.

¿Cómo ha afectado la crisis de la Covid-19 a nivel turístico a las Ciudades Patrimonio?

Que ha perjudicado es obvio. Pero también es verdad que no hemos salido del todo mal paradas. Debemos tener en cuenta que somos ciudades en las que el patrimonio está al aire libre. Es fácilmente paseable.

¿Alguna idea para la recuperación?

Desde el Grupo, hemos encargado un estudio para ayudar a los ayuntamientos en la toma de decisiones ante esta situación de incertidumbre constante. Este estudio nos dará datos que hasta ahora no tenemos, como por ejemplo, saber cómo se ha comportado el turismo.

¿Cuáles son los nuevos mercados turísticos en los que el Grupo piensa?

Justo antes de la llegada de la pandemia, habíamos hecho un trabajo muy bueno a nivel de promoción internacional. Habíamos viajado a Estados Unidos con un grupo de turoperadores muy potente y detectamos que les interesaba mucho nuestra propuesta. Por otro lado, también hemos participado a muchas ferias asiáticas. En este caso, tenemos bastantes esperanzas. 

Promocióneme las Ciudades Patrimonio españolas.

Muchas personas tienden a visitar países extranjeros sin conocer bien su país. Ahora tenemos la oportunidad de hacer turismo nacional y descubrir la riqueza patrimonial y cultural que nos ofrece España.

¿Cuáles son las principales obligaciones que tiene una Ciudad Patrimonio?

Hay quien cree que el sello de la Unesco lleva añadido un apoyo económico. Nada más lejos de la realidad. Este distintivo exige una normativa muy estricta. No es lo mismo cambiar un contenedor o una instalación eléctrica en una ciudad moderna que en una de histórica. Y la realidad es que la mayoría de municipios afrontamos estos gastos solos.

¿Tarragona cumple con estas responsabilidades?

Sí. No puedo decir nada malo. Todo lo contrario. Nuestra ciudad (Ibiza) es de las más jóvenes dentro del Grupo y Tarragona siempre nos ha ayudado. 

Pero Icomos, un organismo controlador que pertenece a la Unesco, ponía en duda, hace pocas semanas, el modelo de gestión de Tarragona.

Son muchas las ciudades que en algún momento han sufrido la fiscalización de este organismo. A veces es muy estricto. Pensar que, en la mayoría de ocasiones, el origen de estas amenazas son quejas o denuncias ciudadanas. 

¿Es posible que la Unesco retire la declaración a Tarragona?

Poder, pueden. Nosotros no nos hemos encontrado con una situación así. Estoy convencido de que no será el caso de Tarragona.

Uno de los monumentos insignia de nuestra ciudad, el Amfiteatre Romà, lleva más de un año cerrado...

A todos nos gustaría tenerlo todo a punto y en perfecto estado. Pero el equilibrio presupuestario municipal está en una situación delicada. Justo por esto pedimos constantemente ayuda a las administraciones superiores, porque el día a día de una Ciudad Patrimonio es muy complejo. Los gobiernos, tanto el estatal como el autonómico, deben entender que también tienen responsabilidades sobre aquello de lo que tanto presumen. 

¿Son insuficientes las ayudas de las administraciones?

Por supuesto, aunque hay ciudades, como nuestro caso (Ibiza) que tenemos convenios con el gobierno autonómico. Pero no siempre es así. Llevamos tiempo reclamando que se respete la normativa estatal que contempla que los edificios monumentales no paguen el IBI... No nos hacen caso. Eso sí, luego tenemos que pasar cuentas con Icomos. Los recursos de un ayuntamiento son finitos, se acaban.

Temas

Comentarios

Lea También