Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ramón Laso permanecerá en la cárcel un máximo de 20 años

Fue condenado a un total de 30, quince por cada uno de los dos delitos de homicidio

Àngel Juanpere

Whatsapp
Ramón Laso, de unos 65 años, entrando en la sala de vistas de la Audiencia Provincial.  FOTO: Lluís Milián/DT

Ramón Laso, de unos 65 años, entrando en la sala de vistas de la Audiencia Provincial. FOTO: Lluís Milián/DT

Ramón Laso, el hombre condenado a 30 años de prisión –quince por cada uno de los dos homicidios que cometió–, permanecerá entre rejas un máximo de 20. Así lo ha establecido la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona, que ha aceptado la petición realizada por el acusado, y a la que el fiscal se ha mostrado conforme. Y todo ello en base a un artículo del Código Penal que establece el cumplimiento de un máximo de 20 años.

En octubre de 2014, un tribunal popular consideró a Laso –que ahora tiene unos 65 años– culpable de la muerte de su pareja Julia Lamas y de su cuñado Maurici Font, cuyos cuerpos no han sido hallados. Sin embargo, ocho de los nueve miembros del jurado consideraron que había las suficientes pruebas contra Laso para considerarlo autor de los dos homicidios. 

El condenado presentó hace unas semanas un escrito en el que solicitaba que se le aplique el límite máximo de cumplimiento de la pena en base al artículo 76 del Código Penal: «(...) El máximo de cumplimiento efectivo de la condena del culpable no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, que no podrá exceder de 20 años». Hay determinados casos en que el tiempo se puede, como cuando una persona haya sido condenada por dos o más delitos y alguno de ellos esté castigado por la ley con pena de prisión superior a 20 años. Y en este caso son 30. Y hasta 40 en casos de terrorismo. 

En un auto del pasado 24 de noviembre de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona de apenas tres páginas, la magistrada accede a la pretensión del acusado porque así lo recoge el Código Penal.

El relato de hechos

El 27 de marzo de 2009, Maurici llevó a las ocho de la mañana a su pareja Mercedes al Hospital Joan XXIII, donde trabajaba. Después fue al encuentro de Ramón para ayudarle en el huerto que tenía en el polígono Riuclar. El jurado no se creyó la versión de Ramón de que Maurici había ido a recoger a la una de la tarde a Julia a un edificio de la Rambla Nova    –donde trabajaba de portera– para fugarse juntos, sino que la mujer se subió al coche de Ramón. Y sería poco después cuando acabó con su vida en un lugar indeterminado.

Ello le supuso un gran esfuerzo, tanto que cuando acudió sobre las tres y media de la tarde a buscar a Mercedes al hospital estaba «sudoroso, enrojecido, cansado, sin gafas, con un rasguño en la nariz, bebiendo agua», algo que él negó durante el juicio. A la mañana siguiente, Mercedes y Ramón acudieron a los Mossos a presentar denuncia por la desaparición, sin hacerlo, «porque él no dejó hablar a Mercedes y dijo su versión». Aquella misma mañana, Mercedes volvió a comisaría con una amiga y denunció la desaparición. 

Tras oír el veredicto del tribunal popular, tanto el fiscal como la acusación particular –en representación de la familia de los dos desaparecidos– solicitaron 30 años de prisión –la pena máxima que establece la ley por dos delitos de homicidio– mientras que la defensa pidió 14 al incluir la atenuante de dilaciones indebidas

Temas

  • sucesos

Comentarios

Lea También