Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reacción violenta con su esposa por cerrar tarde su establecimiento

Fue el hijastro de 16 años del acusado quien alertó a la una de la madrugada a la Guàrdia Urbana de que sus padres discutían

ajuanpere

Whatsapp
Los hechos ocurrieron la noche del jueves en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Foto: Lluís Milián

Los hechos ocurrieron la noche del jueves en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. Foto: Lluís Milián

Nuevo episodio de violencia de género, en este caso en Sant Pere i Sant Pau. La Guàrdia Urbana detuvo ayer a un hombre de 48 años acusado de haberse puesto violento con su esposa y de haber amenazado con herir a sus hijastros. Seguidamente lanzó por la ventana la ropa de la mujer. Al parecer no es la primera vez que se producen episodios violentos entre la pareja.

Fue el hijastro del detenido quien, minutos después de la una de la madrugada de ayer, llamó a la Guàrdia Urbana de Tarragona porque sus padres tenían una fuerte discusión. Una patrulla acudió al lugar y fue recibida por la víctima, que se mostraba muy alteraba y estaba llorando porque no podía aguantar más aquella situación. Aseguró que su esposo le había lanzado la ropa por la ventana hacia el patio interior y le había quitado las llaves del establecimiento que regenta, a la vez que la amenazó con destrozarle el local.

La víctima aseguró que su marido había actuado de esta forma porque ella no había cerrado su negocio a una hora determinada sino media hora más tarde debido a que había clientes. Mientras, su pareja había marchado a una reunión con unos amigos.

Cuando el hombre llegó a casa, su esposa estaba durmiendo. Se puso muy violento y lanzó toda la ropa de ella por la ventana al patio interior, a la vez que amenazó de hacer daño a los dos hijos de ella, fruto de una relación anterior.

La mujer dijo a los agentes que tenía miedo de su marido porque disponía de tres armas, las cuales fueron incautadas. Se trata de dos escopetas de diferentes marcas y un rifle, además de casi 80 cartucho s de dos calibres.

Los guardias accedieron al interior del inmueble e identificaron a uno de los hijos –el que había realizado la llamada a la Guàrdia Urbana–. Aseguró que su padre se había puesto muy violento y que había lanzado la ropa de su madre. Añadió que controla todos los pasos que da su madre. Y además le controla el teléfono y sus movimientos en las redes sociales. Ante ello, los agentes detuvieron al presunto autor.
Una patrulla de la Guàrdia Urbana se desplazó al establecimiento de la mujer y comprobó que no presentaba daños.

Temas

Comentarios

Lea También