Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reclaman un semáforo en Cala Romana desde 2012

La instalación de la regulación del tráfico es uno de los puntos que el Ayuntamiento negocia desde hace años con el Ministerio de Fomento para asumir la gestión de la N-340. De momento, sólo se ha habilitado uno en la Savinosa

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del pasado miércoles del punto en el que ocurrió el accidente mortal. FOTO: Pere Ferré

Imagen del pasado miércoles del punto en el que ocurrió el accidente mortal. FOTO: Pere Ferré

El accidente de tráfico del pasado miércoles que acabó con la vida del exconcejal de Torredembarra Ignasi Duran ha vuelto a poner sobre la mesa la peligrosidad del cruce de la N-340 que está a la altura de Cala Romana, y que da acceso al Club Tennis Tarragona. De hecho, los vecinos de la zona reclaman la instalación de un semáforo desde hace, como mínimo, seis años. 

«Lo pedimos desde hace mucho tiempo, pero las administraciones se pasan la pelota entre ellas. Hasta que no pasa una desgracia no reaccionan», lamenta la presidenta de la Federació d’Associacions de Veïns de Llevant, Gemma Fusté, quien lamenta que «tenemos hora solicitada con el alcalde Ballesteros desde el 14 de mayo para hablar, entre otros, de estos temas, pero aún no nos ha recibido. No podemos esperar más».    

De manera parecida se expresa el presidente de la Associació de Veïns de Cala Romana, Lluís Bañeras, quien lamenta que «se trata de un punto negro, realmente muy conflictivo, que denunciamos desde hace mucho tiempo. Por desgracia, nadie nos ha escuchado». El portavoz de los residentes del barrio de Llevant recalca que «se trata de un punto de mucho tráfico, ya que por allí pasan la gente que viene de la Savinosa, los que vienen de Boscos, además de los usuarios del tenis y los propios vecinos». 

Precisamente, desde la entidad deportiva, su presidente –Pere Lluís Bergadà– lamenta la peligrosidad que entraña la actual situación. «Hay muchas personas que vienen en autobús, y que deben cruzar la carretera porque muy poca gente sube por el puente. Lo ideal sería poner un semáforo, ya que no hay espacio para una rotonda». Bergadà afirma que «el momento más delicado es cuando se va el sol, ya que la visibilidad se reduce mucho». Asimismo, el máximo representante del club deportivo indica que «por suerte, desde que se abrió la autovía A-7 ha bajado mucho el volumen de coches».   

Pedido en 2012 y 2014

Ayuntamiento y Gobierno Central negocian el traspaso de la vía desde 2009, en su tramo desde el final de la Via Augusta hasta La Móra. En este sentido, fuentes municipales indicaron ayer que se ha solicitado en dos ocasiones al Estado la instalación de un semáforo en Cala Romana: la primera en 2012 y, la segunda, en 2014. De hecho, tres eran las regulaciones semafóricas que se plantearon desde el inicio de las conversaciones: en la Savinosa, en Cala Romana y en Solimar. Hasta la fecha, sólo se ha habilitado el de la Savinosa, que permite el paso de los peatones a demanda, que es el sistema que también se quería para Cala Romana.  

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno reconocieron ayer que la posibilidad de instalar un semáforo en Cala Romana «ha estado sobre la mesa» de unas negociaciones «que aún siguen en curso». 

Temas

Comentarios

Lea También