Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Refrescantes y saludables: smoothies y batidos

Hábitos. Junto a los zumos y licuados, son una buena opción para hidratarse y seguir una alimentación equilibrada durante los meses de calor

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
La elaboración de smoothies y batidos incluye todo tipo de verduras y frutas. Mejor si son de temporada. FOTO: Getty images

La elaboración de smoothies y batidos incluye todo tipo de verduras y frutas. Mejor si son de temporada. FOTO: Getty images

Suenan apetecibles y a la vez son refrescantes. Smoothies, batidos, zumos y licuados se suben al podio de bebidas veraniegas por excelencia, junto a los populares granizados, las horchatas y la cerveza. ¿Cuáles son las principales diferencias?

La respuesta la tiene el dietista-nutricionista Guillermo Mena-Sánchez. «La definición de batido incluye, no solamente productos de origen vegetal, sino que también puede incluir lácteos, helados o frutos secos. Todo batido», describe el especialista.

En cuanto a los zumos aclara que «son el líquido extraído de la fruta y verdura, con o sin la pulpa», mientras que si preferimos dejar a un lado la pulpa obtendremos un licuado. Por último, el smoothie, explica el experto en nutrición, «es la fruta o la verdura totalmente triturada con la pulpa». Una vez hechas las presentaciones de qué son cada una de las bebidas, debemos fijarnos en la cantidad de calorías y de vitaminas, minerales y fibra que aportan cada una de ellas a nuestro organismo. «En este caso, el smoothie es el que se posiciona en primer lugar en cantidad de vitaminas, minerales y fibra. Es la opción más saludable, después de la fruta con piel y de temporada», señala el experto en nutrición y dietética.

Infinidad de ingredientes
La elaboración de smoothies y batidos incluye todo tipo de verduras y frutas. Mejor si son de temporada.

¿Y por qué es más saludable? Mena-Sánchez argumenta que «la mayor presencia de fibra contribuye a que la absorción del azúcar, presente de forma natural en los alimentos incluidos, sea más progresiva a lo largo del tiempo». Y si nos quedan dudas, el dietista-nutricionista puntualiza que «en los zumos, cuando retiramos la pulpa, la absorción del azúcar es más rápida».

¿Sustitutos o complementos?

Asociado al consumo de estas bebidas, se plantea la siguiente duda: ¿Pueden ser sustitutos de comidas principales o deben ser complementos de una alimentación saludable? Para resolver el enigma, el dietista-nutricionista explica que «de estas cuatro bebidas, si hablamos de comidas principales como la comida o la cena, ninguna de ellas se puede considerar un sustitutivo. Será muy probable que no nos sacien lo suficiente como para llegar a la próxima comida».

  • ½ kilo de pepino
  • 1 yogur natural
  • 1 manzana verde ácida (200 g)
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 240 ml de agua fría
  • Una pizca de sal
  • 30 ml de aceite de oliva virgen
  • 5 ml de vinagre de manzana

Receta de Guillermo Mena-Sánchez, dietista-nutricionista

1. Corta a trozos el pepino y la manzana. Seguidamente añade todos los ingredientes en un bol grande.

2. Una vez tienes todos los ingredientes en el bol, toca triturarlos. Utiliza el instrumento de cocina que tengas a máxima potencia para que el gazpacho quede totalmente liso.

3. Sirve el gazpacho frío. 

4. Opciones para condimentar el plato: mango troceado, tomates tipo cherry enteros.

Partiendo de esta base, el especialista puntualiza que «si hablamos de un tentempié de media mañana, un snack después de hacer ejercicio o un desayuno a media mañana, un batido o un smoothie pueden ser una opción», siempre y cuando se tenga en cuenta, recalca el especialista, «la alimentación global de la persona».

En este punto, enfatiza que más que dar la recomendación general de que un smoothie o un batido pueden ser una merienda, el especialista aclara que su consumo debe «adaptarse a los gustos y preferencias de cada persona, y cubrir todos los requerimientos y necesidades nutricionales». «Si un paciente me dice que le gustan mucho los batidos, yo como especialista sé que puedo incluir este tipo de bebidas en su alimentación y le ofreceré las recetas, pautas de cómo hacerlos y cómo combinarlos», añade Guillermo Mena-Sánchez.

Una herramienta

A quien le cueste seguir una alimentación equilibrada y saludable, los smoothies de frutas y verduras en crudo son, en palabras del dietista-nutricionista, «una herramienta más para incrementar el consumo de este tipo de alimentos, que resultan primordiales en una alimentación saludable».

El smoothie es una bebida rica en vitaminas, minerales y fibra, y una opción muy saludable

«Si somos un adulto con sobrepeso u obesidad o un niño con malos hábitos alimenticios -y no consumimos las tres piezas de fruta de temporada y las dos veces de verduras al día, una de ellas en crudo-, el hecho de tener esta herramienta es una muy buena opción para provocar un cambio de hábitos».

  • 200 ml de leche semidesnatada o 2 yogures
  • Piel de limón
  • Un plátano pequeño
  • Una cucharada de postre de canela

Receta de Guillermo Mena-Sánchez, dietista-nutricionista
1. Pon a calentar la leche a fuego lento y le añades la peladura de un limón junto a una rama de canela. 
2. Prueba la mezcla con una cuchara y una vez haya adquirido el gusto de los dos ingredientes añadidos, retira la rama y la piel de limón.
3. Añade un plátano entero pequeño. Lo trituras. 
4. Para servirlo añade una cucharada de café de canela en polvo por encima.

Los smoothies y los batidos se toman durante todo el año. Y según el experto no están exentos de falsas creencias como que, los smoothies que son más verdes conocidos con el nombre ‘detox’, ayudan a desintoxicar y depurar el cuerpo. «Es totalmente falso. El cuerpo se desintoxicará solo a través de los riñones, hígado, vía fecal y urinaria», asegura.

Hidratación

El experto insiste en que «la fuente principal de hidratación durante todo el año, y sobre todo en verano, es el agua». A parte, está claro que hay otras alternativas como el agua con gas, el te helado, los smoothies de frutas de temporada (elaborados en casa y con hielo), etc. «Si sigues una alimentación equilibrada, saludable y haces ejercicio, no pasa nada si de forma puntual consumes una bebida que sea cero azúcares añadidos o una cerveza sin alcohol. El margen de mejora es muy grande», asegura el experto en nutrición. Sopas frías, gazpachos, vichyssoise, sopa de melón o las cremas de verduras frías son otras opciones refrescantes durante el verano.

La fuente de hidratación durante todo el año, y sobre todo en verano, debe ser el agua

Mientras, los smoothies y batidos «son una gran fuente de hidratación porque, las frutas y verduras que contienen, aglutinan un mayor porcentaje de agua en su composición, a lo que se le suma una parte de carbohidratos, además de ser una gran fuente de vitaminas, minerales y fibra», afirma el experto. Así pues, el gazpacho es una opción fantástica para introducir varias veces a la semana el consumo de verduras y nos ayudan a estar hidratados.

Cuidado con el exceso de azúcar

Por otra parte, durante el verano se incrementa el consumo de otras bebidas que no son tan recomendables, como las horchatas, los granizados y la cerveza, lo que es más preocupante. Al experto le preocupa el descontrol en el consumo de estas bebidas.

«No se trata de prohibirlas si el consumo es puntual. Pero cuando se incluyen de forma recurrente como fuente de hidratación es muy fácil incrementar el peso o sufrir una descompensación en los niveles de glucosa en verano», alerta el dietista-nutricionista Guillermo Mena-Sánchez.

Por ello, recomienda hacer granizados en casa: «Congelando la fruta y triturándola, lo que es mucho mejor que tomarse el granizado de la heladería, porque así disminuimos el consumo de azúcar simple».

«Para hacerse una idea, un granizado de limón puede llegar hasta las 4 cucharadas soperas de azúcar. Por esta razón, antes de escoger esta opción, deberíamos imaginarnos cómo se nos llena de azúcar simple la boca», asegura el experto en nutrición. Mientras, Mena-Sánchez recuerda que «el exceso de azúcar es uno de los problemas de algunas bebidas veraniegas, junto al exceso de alcohol».

Por último, el verano es una buena época para ‘ponernos las pilas en la cocina’, y contrarrestar la tendencia a salir a comer fuera. «Está bien tener fuerza de voluntad y si preferimos salir, mejor pedir aquellas opciones más saludables. Se trata de tener un control global de los extras, que a todos nos encantan», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También