Más de Tarragona

Restauradas dos joyas documentales en Tarragona, una de ellas de más de 500 años

El Arxiu Històric de Tarragona restaura dos piezas notariales de un importante valor que ahora se van a digitalizar para hacerlos más accesibles

NÚRIA RIU

Whatsapp
El libro restaurado está hecho de papel de trapo. FOTO: PERE FERRÉMAPA DEL AÑO 1861 QUE MUESTRA LOS TERRENOS DE LA DERECHA DEL RÍO EBRO, EN EL QUE PUEDEN APRECIARSE LAS MANCHAS DE HUMEDAD. 
FOTO: PERE FERRÉ

El libro restaurado está hecho de papel de trapo. FOTO: PERE FERRÉMAPA DEL AÑO 1861 QUE MUESTRA LOS TERRENOS DE LA DERECHA DEL RÍO EBRO, EN EL QUE PUEDEN APRECIARSE LAS MANCHAS DE HUMEDAD. 
FOTO: PERE FERRÉ

En el marco del programa de restauración documental que impulsa el Departament de Cultura de la Generalitat, el Arxiu Històric de Tarragona ha restaurado dos documentos de relevante interés. Ambos forman parte de la colección de fondos notariales, una de las secciones más consultadas por parte de los usuarios del archivo, que ahora también tendrán la oportunidad de acceder a su contenido a través de la plataforma on-line.

Uno de estos documentos tiene más de 500 años. Se trata del libro más antiguo del fondo notarial actualmente conservado en el archivo, un Manual del notario de Tarragona Joan Comas, del periodo entre 1472 y 1499. La publicación, en latín y catalán, contiene apelaciones, letras citatorias, sentencias arbitrales y capítulos matrimoniales referentes a Tarragona, els Montgons, Constantí, Vallmoll, Vilallonga, Montblanc, Blancafort, Masricart y Escornalbou, entre otros municipios. A través de esta publicación se han podido recuperar los testamentos de Benet Montpalau, señor de Vallmoll, o el de Pere de Requesens, señor de Altafulla y de La Nou.

El ejemplar restaurado consiste en 234 hoja de papel de trapo y una encuadernación flexible en pergamino. En este caso, se ha procedido a la limpieza en seco del papel, la desinfección de las zonas afectadas por hongos, la conservación del religado y la aplicación de injertos para facilitar su manipulación.

El segundo de estos documentos no es tan relevante en cuanto a su antigüedad, ya que es bastante más nuevo, sino por su contenido. Se trata de un Plano geométrico de los terrenos de la derecha del río Ebro desde Amposta al mar y la costa del Mediterráneo desde San Carlos de la Rápita hasta la desembocadura de dicho río, levantado por orden de Su Majestad [Isabel II].

Información detallada

El director del Arxiu Històric de Tarragona, Ricard Ibarra, destaca que «es un documento extraordinario, que identifica el estado del delta en una época en la que no había mucha documentación gráfica». Su estado de conservación estaba deteriorado, por las manchas de humedad y la oxidación provocada por la tinta. De hecho, este se conservaba inserido en el interior de un libro notarial, por lo que su recuperación ha aportado información de gran interés.

A través de este pueden conocerse detalles sobre los topónimos, la superficie, los cultivos antiguos y recientes, las salinas de Caleu y Burdis y los caminos, además de los canales y acequias, entre otros. Y es que, se trata de un documento con muchos detalles, hecho a escala 1:20.000, que fue realizado por el arquitecto Carlos Gaurán, de la Real Academia de San Fernando –por orden de la Batllia del Reial Patrimoni, el 8 de julio de 1861–. Ibarra explica que detrás de su origen está un pleito por el conflicto de intereses entre propietarios de unos terrenos, unas diferencias que obligaron a acudir al notario, quedando este mapa como testimonio de este episodio, que ha quedado depositado en el archivo.

Tras este proceso de restauración, en ambos casos ahora se procederá a su digitalización. Una fase en la que poco a poco se va avanzando «en función del estado de los documentos y del interés de la información que aportan», indica Ibarra. Esto facilita que cualquier personas pueda consultarlos, desde cualquier parte.

El Arxiu Històric de Tarragona dispone de más de seis kilómetros de documentación repartidos en diferentes espacios que van «conquistando» a medida que las dependencias del número 30 de la Rambla Vella van recibiendo nuevos documentos.

Temas

Comentarios

Lea También