Tarragona Tribunales

Retiran las medidas cautelares impuestas a Laura Solé y a Joan Tortosa de Tarragona

Consideran «innecesaria» la imposición de una fianza de 2.000 euros

A. JUANPERE

Whatsapp
Manifestantes en Barcelona. FOTO: EFE

Manifestantes en Barcelona. FOTO: EFE

La Audiencia Provincial de Tarragona ha retirado las medidas cautelares impuestas en su día por el juez instructor para que Laura Solé y Joan Tortosa pudieran salir de la prisión, donde permanecieron después de ser detenidos por haber participado, presuntamente, en los altercados producidos en Tarragona tras conocerse la sentencia del Procés. Asimismo, los magistrados de la Sección Segunda consideran «innecesaria» la imposición de una fianza de 2.000 euros, que tuvieron que pagar ambos para salir del centro penitenciario.

La Audiencia, en los autos judiciales a los que ha tenido acceso el Diari, indica que inicialmente se acordó la medida de prisión provisional el 19 de octubre para evitar la «reiteración delictiva» y, por otra, el de asegurar la presencia de ambos en el proceso judicial al considerar que existía la posibilidad de un riesgo de fuga.

Libertad provisional

El 22 de noviembre se dictó un auto de libertad provisional bajo el pago de una fianza de 2.000 euros, a la vez que se decretaban una serie de medidas: comparecencia en el Juzgado los días señalados, retirada del pasaporte, prohibición de acudir y participar –ni acercarse a menos de un kilómetro– en cualquier tipo de manifestación, actos de protesta y reuniones numerosas.

Ahora, los magistrados consideran que no hay riesgo de que eludan la acción de la justicia. Laura reside en un municipio del Tarragonès con su madre y hermana, y tiene trabajo. Por ello, consideran que queda acreditado tanto el arraigo familiar como el social y el laboral.

Por su parte, Joan está empadronado en un municipio del Alt Camp, donde reside con sus padres, dispone un diploma, trabaja de electricista y también es peón agrícola, con lo que también acredita su arraigo.

En cuanto a la reiteración delictiva, en el atestado consta que presuntamente Laura acometió a los agentes lanzándoles piedras de gran tamaño, prendio fuego a unos contenedores en mitad de la calzada o en una papelera y que se resistió al arresto –ella lo niega todo–. Por su parte, a Joan se le acusa de prender fuego a unos cartones en mitad de la calzada y después lideró la creación de una barricada para finalmente lanzar una piedra a un agente –que él también niega–. Para los magistrados, la situación vivida en aquellos días fue excepcional y no parece que tenga que volverse a reproducir.

El único requisito impuesto es que comparezcan en el Juzgado cuando sean llamados y comunicar cualquier cambio de domicilio.

Temas

Comentarios

Lea También