Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ricomà (ERC), convencido de formar un gobierno de cambio en Tarragona

Tras el apoyo de Junts per Tarragona y la CUP, intenta convencer a En Comú Podem para lograr los 14 escaños necesarios.

Núria Riu

Whatsapp
Imagen de los 7 concejales de ERC en el Ayuntamiento de Tarragona. FOTO: Núria Riu

Imagen de los 7 concejales de ERC en el Ayuntamiento de Tarragona. FOTO: Núria Riu

Pau Ricomà (alcaldable de ERC en Tarragona) ha comparecido este mediodía de viernes en el Ayuntamiento de Tarragona para exponer su programa y actualizar el proceso de negociaciones para formar gobierno. Ricomà ha sido hoy la primera comparecencia pública tras la noche electoral del día 26 de mayo.

El líder de ERC, respaldado por los otros seis concejales obtenidos el pasado domingo por el grupo republicano, está en pleno proceso de negociación con el fin de poder llevar a cabo el cambio político en la Plaça de la Font y cerrar la etapa de Josep Fèlix Ballesteros en el consistorio tarraconense.

Ricomà en la rueda de prensa de este viernes. FOTO: Núria Riu

De momento, y ha falta de 16 días de la composición del nuevo consistorio, Ricomà cuenta con los apoyos de Junts per Tarragona y la CUP y pendientes de qué decide En Comú Podem, la única formación que aún no se ha pronunciado en estos días de reuniones.

Pau Ricomà ha comparecido junto a los seis concejales que le acompañarán en esta nueva legislatura y ha manifestado que los comicios municipales "eran un plebiscito" sobre la continuidad del gobierno municipal de Josep Fèlix Ballesteros y de las políticas de derechas en la ciudad (en esta legislatura y la anterior ha contado con el apoyo del PP).

Ha recordado el líder político republicano que PSC y PP, el actual gobierno municipal hasta el 15 de junio, han perdido votos y escaños y que además el alcalde socialista está salpicado de casos judiciales y de presunta corrupción como Inipro, las tarjetas irregulares de EMT o el coaching contratado a través de la empresa de Aparcamientos Municipales, entre otros.

Ha hecho referencia a las quejas ciudadanas del estado de la ciudad y de su limpieza y recogida de basura, una concesión que implica un coste anual de 20 millones y seguimos siendo la primera ciudad en suciedad del país.

Por estos motivos, Ricomà apela al cambio y ha asegurado que durante este tiempo Ballesteros ha gobernado de espaldas y desde un búnker, dejando un legado de una ciudad fragmentada y sin cohesión.

El líder republicano ha hecho una propuesta programática dividida en 18 puntos para formar este gobierno de cambio para la ciudad. Puntos como hacer una policía de proximidad, potenciar la anilla verde, dar más peso al comercio pequeño o hacer un estudio de la calidad del aire.

Ricomà ha asegurado que le gustaría formar un gobierno estable sin líneas rojas, sino puntos de acuerdo con el resto de formaciones, que ya han dado el apoyo a Ricomà.

La duda es que harán los Comuns. Ricomà ha afirmado que entiende y respeta los procesos internos de la formación y el ritmo para tomar decisiones, pero a su vez ha dejado entrever que si aceptan un acuerdo con ellos se buscará la mejor manera de encajar con sus ideas dentro de este pacto para cambiar el gobierno local.

Temas

Comentarios

Lea También