Tarragona Política

Ricomà cambia de opinión y busca ahora un nuevo alto cargo para «reorientar» la Fundació Smart

El gobierno municipal apuesta por «impulsar» el organismo con proyectos «sostenibles». El Consistorio ya ha iniciado la convocatoria del nuevo gerente, que cobrará 66.000 euros

Octavi Saumell

Whatsapp
La fundación cuenta con aportaciones de capital público y también del sector privado. FOTO: DT

La fundación cuenta con aportaciones de capital público y también del sector privado. FOTO: DT

El Ayuntamiento de Tarragona busca un nuevo gerente para «impulsar y reorientar» la Fundació Smart. Según ha podido saber el Diari, el gobierno municipal (Esquerra-Comuns) ha descartado finalmente su idea inicial de suprimir el organismo y, por ello, ahora se lanza a la búsqueda de un nuevo alto cargo para redefinir un ente que tendrá el objetivo de «apostar por proyectos públicos y privados que se centren en el desarrollo económico y la sostenibilidad», según recalca el concejal y director de la Fundació, Jordi Fortuny (ERC).

Por ello, el ejecutivo de la Plaça de la Font –que es el principal socio de un organismo en el que también forma parte el Ayuntamiento de Reus y el sector privado– ya ha publicado las bases para iniciar el concurso público para escoger al nuevo gerente, después de que el pasado 31 de diciembre cesara del cargo su anterior responsable, Gustavo Cuadrado –quien durante ocho años ejerció como jefe de gabinete del exalcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC)–.

En el pliego de condiciones se especifica que el sueldo que percibirá el nuevo responsable será de 65.799 euros, de los cuales un 15% –10.200– será en función de un complemento variable en base al cumplimiento de objetivos. Asimismo, entre los requisitos para aspirar al puesto está la exigencia de contar con «una licenciatura o grado en Gestió i Administració Pública, Administració i Direcció d’Empreses, Enginyeria, Arquitectura Tècnica y/o Superior, Econòmiques, Ciències Empresarials o Dret».

El documento especifica que el nuevo gerente tendrá consideración especial de «alta dirección», exigiendo asimismo una dedicación «exclusiva» y «disponibilidad horaria», lo que le hace «incompatible» con el ejercicio de «cualquier otra actividad pública o privada retribuida».

«Nuevos sistemas de movilidad»

El alcalde accidental, Jordi Fortuny (ERC), resalta que «lo que queremos es reorientar el objetivo de la Fundació para vertebrar y acompañar la transformación de Tarragona», y lo hará «promoviendo el surgimiento de iniciativas y proyectos públicos y privados, destinados al desarrollo económico, medioambiental y socialmente sostenible».

El edil republicano resalta que «las ciudades son los principales emisores de contaminación, el espacio donde la calidad ambiental más afecta a los seres humanos y donde se dispara el consumo energético; y donde, además, se concentra una movilidad menos sostenible. Por eso pensamos que son posibles nuevos sistemas de movilidad», añade.

La decisión del gobierno municipal genera dudas entre el resto de partidos. «Nos alegramos de que el gobierno haya entendido finalmente la relevancia estratégica de la Fundació Smart, y que le quieran dar continuidad», afirmó la portavoz del PSC, Sandra Ramos.

Desde la CUP, Eva Miguel recuerda que «las políticas smart nos han dejado regalos como el jardín vertical de la Tabacalera», y pide que la Fundación se oriente «a proyectos para mejorar la eficiencia energética», así como «a las energías renovables y la movilidad sostenible».

José Luis Martín (PP) reconoce que «nos extraña la convocatoria de esta plaza, cuando el gobierno siempre criticó el funcionamiento de esta Fundació», y añade que «nos sorprende que tenga la misma valoración el plan estratégico que la entrevista personal».

Temas

Comentarios

Lea También