Ricomà constata el mal funcionamiento de los sistemas de comunicación

"Es un momento de mucha gravedad. Se creó un problema comunicativo muy importante", ha asegurado

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de Ricomà esta mañana. ACN

Imagen de Ricomà esta mañana. ACN

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, ha reclamado que se mejoren los sistemas de comunicación para la población en caso de emergencias después de constatar su "mal funcionamiento" en el caso de la explosión del martes a la planta de IQOXE. Así se ha expresado el alcalde este miércoles después de la convocatoria de una Junta de Portavoces extraordinaria del consistorio. "Es un momento de mucha gravedad. Se creó un problema comunicativo muy importante", ha asegurado Ricomà, partidario de que se hubieran activado las sirenas preventivamente para decidir, posteriormente, si había que confinar la población. Según ha avanzado también, el consistorio se personará en las causas penales que se puedan abrir por la explosión.

"Desde el punto de vista emocional se comprobó que -el protocolo- no funciona porque hay una percepción de riesgo muy grande por parte de la ciudadanía", ha argumentado. Reclama, en este sentido, la necesidad de mejorar los mecanismos de comunicación "con tecnología del siglo XXI", ante el hecho que Tarragona tenga que "soportar una situación de solidaridad nacional al tener una industria petroquímica que presenta riesgos". Concretamente, ha apostado por un sistema de envío de simultáneo de mensajes a múltiplos usuarios en una área específica a través de SMS, que no resultarían afectados en el caso de colapso de las redes ni dependen de la conectividad de Internet.

Según ha anunciado a la Junta de Portavoces, el Ayuntamiento se personará en las causas penales "que convenga" y que reclamarán por todos los bienes públicos dañados en la explosión.

Ricomà: "Esto tiene que ser un antes y un después"

Posteriormente, el alcalde ha participado en un programa de Catalunya Ràdio, que este miércoles se ha hecho desde el restaurante Casa Balcells de la ciudad. La edición especial del programa estaba programada desde hace tiempo, pero el grave incidente al polígono petroquímico ha centrado la atención.

Ante los micrófonos de la radio pública, el alcalde de Tarragona ha afirmado que, después de haber sufrido "el episodio más fuerte" de la historia de la industria química tarraconense, hace falta que este accidente "marque un antes y un después". Según Ricomà, el PLASEQTA está orientado con criterios de hace "unas décadas", por lo cual ahora "sería mucho más normal que a través de los móviles pueda enviarse un mensaje a todo el mundo", ha defendido.

El alcalde tarraconense ha admitido que las sirenas solo está previsto que suenen cuando hay toxicidad y, por lo tanto, la gente se tiene que confinar en casa. "Desde el punto de vista técnico se hizo lo correcto, pero el protocolo no tiene en cuenta la situación psicológica o emocional que supone para la gente ver una gran explosión. Tiene que haber un aviso o algo, a pesar de que no haya que confinar", ha argumentado.

Así , a su parecer haría falta que las sirenas sonaran inmediatamente en caso de una deflagración y, en todo caso, si al cabo de un rato se confirma que no hace falta el confinamiento porque no hay riesgo tóxico, que se levante la medida. "Sería una solución razonable porque, aunque el protocolo establecido se cumplió, hemos visto que no quita la desazón a la gente y su principal función tiene que ser la de dar seguridad", ha reafirmado.

A pesar de todo, Pau Ricomà ha pedido que se tenga en cuenta que este tipo de accidentes no son recurrentes ni normales y que, en este caso, varios expertos han confirmado que no hay riesgo químico. Por otro lado, el alcalde ha recordado que su gobierno invertirá 200.000 euros en el impulso de un estudio de la calidad del aire.

En el mismo programa, el subdirector de emergencias de Protección Civil, Sergio Delgado, ha admitido que "un accidente de estas dimensiones y características nos obligará a revisar cómo han funcionado los protocolos" y, de paso, a analizar si son suficientes y hay que cambiarlos. Delgado ha defendido que las sirenas no sonaron porque no había riesgo tóxico, como ha demostrado, ha dicho, el hecho que no se hayan registrado atenciones sanitarias de vecinos afectados por molestias, vómitos u otras indisposiciones derivadas del incidente.

Las afectaciones

El consistorio también ha anunciado que pondrá a disposición de la ciudadanía apoyo psicológico individualizado en el centro de servicios sociales de Poniente y acompañamiento grupal en el Centro Cívico Torreforta. Respecto los daños materiales, los arquitectos municipales han confirmado que son tres los pisos afectados del inmueble de la plaza Garcia Lorca número 7 de Torreforta: el 3A, 2A y 1A.

Una placa metálica proveniente de la industria química impactó y penetró por la ventana de una habitación del piso del tercero, rompió el forjado de la habitación e impactó en el segundo piso, donde causó la muerte de su propietario y serios daños materiales. No se han detectado daños estructurales, a pesar de que el primer piso ha sido apuntalado por seguridad y entre este miércoles por la tarde y mañana se iniciarán las tareas para retirar la plancha metálica. El Ayuntamiento ha ofrecido alojamiento provisional a los afectados en caso de que lo necesiten.

Por último, a pesar de abrir y funcionar con normalidad, se han registrado también algunas incidencias en los centros educativos de la ciudad. Concretamente, el desprendimiento de una cornisa del patio y una pequeña caída de baldosas en un lavabo del Instituto Escuela Mediterrani y un vidrio roto en una aula del Instituto Cal·lípolis. El Complejo Educativo es uno de los centros más afectados por el siniestro. En el IES Pere Martell hay desperfectos en todos los ventanales de plásticos de la parte de los talleres. El resto de centros de los barrios de poniente también presentan desperfectos, aunque menores.

Comentarios

Lea También