Tarragona Política

Ricomà da largas al PSC para pactar un plan pos COVID-19

El alcalde asegura que el gobierno tiene una hoja de ruta «muy clara», y que ya mantiene «reuniones periódicas» con los partidos y «los sectores más afectados» por el coronavirus

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
El alcalde Pau Ricomà realizó ayer una ofrenda floral en el Monument als Herois de 1811. En el acto también tomó parte el presidente de l’Associació del Setge de Tarragona 1811, Jaume Costa, y otros grupos políticos. Foto: Cedida

El alcalde Pau Ricomà realizó ayer una ofrenda floral en el Monument als Herois de 1811. En el acto también tomó parte el presidente de l’Associació del Setge de Tarragona 1811, Jaume Costa, y otros grupos políticos. Foto: Cedida

Esquerra Republicana enfría la propuesta del PSC para acordar un plan global postCovid-19 que sirva como base para aprobar conjuntamente los presupuestos municipales de los próximos años. «El gobierno de Tarragona se reúne periódicamente con todos los grupos municipales, ha convocado la Taula de Desenvolupament Econòmic y estamos manteniendo relaciones constantes con los sectores productivos y sociales», indicó ayer el alcalde, Pau Ricomà (ERC), en declaraciones a este periódico.

De esta forma, el líder republicano da largas a la oferta que, en una entrevista publicada este domingo por el Diari, le había lanzado Josep Fèlix Ballesteros (PSC). El edil socialista aseguró que, en breve, pondrá sobre la mesa al ejecutivo de la Plaça de la Font «acordar un plan estratégico postCovid, que sea tutelado por la URV, y que sirva como hoja de ruta para que la ciudad inicie la remontada con el máximo consenso posible».

A juicio de Ballesteros, este «Pacte de Ciutat» debería contemplar áreas como «la salud, la educación, el turismo, la industria y la logística» y «no tendría por qué significar ningún acuerdo de gobierno», si bien desde el PSC tampoco se descarta. «Si tenemos un plan, presupuestos y una hoja de ruta, todo se puede hablar», afirmó Ballesteros, quien hasta abrió la puerta para «hacer modificaciones del POUM».

El pacto que propone el PSC iría en la linea del acordado el pasado 18 de mayo en Reus –dotado en 4,5 millones de euros– y que obtuvo el aval de los partidos de la oposición, así como de los agentes sociales y económicos de la capital del Baix Camp. «No negociaremos sillas, queremos que la ciudad tenga una hoja de ruta clara, ya que hasta ahora solo hemos hecho dos reuniones. Y si en base a ello se habla de más cosas, yo no seré un impedimento para poder acordar este pacto de ciudad», añadió Ballesteros.

Ayer, sin embargo, Ricomà recordó a la formación socialista que la linea que lleva el gobierno municipal (ERC-Comuns) «es muy clara», y que apuesta por la «reactivación económica, apoyando de manera urgente a los sectores más afectados por la pandemia». Asimismo, el alcalde resaltó que las ayudas y la acción prioritaria que la administración municipal ha impulsado desde el pasado mes de marzo está la apuesta por la dinamización comercial, así como «el turismo, la pequeña empresa y la cultura», con «atención a los tres preceptos que guían la acción del gobierno de Tarragona, que son la cohesión, la sostenibilidad y la cultura», señaló ayer Ricomà.

6 millones en pérdidas

Haya plan estratégico o no, lo cierto es que en los próximos meses gobierno y socialistas deberán negociar numerosos modificativos de crédito para adaptar el presupuesto aprobado el pasado 21 de diciembre –con el apoyo de Junts per Tarragona y la CUP– a la nueva realidad del coronavirus. Según manifestó recientemente el concejal de Hisenda, Jordi Fortuny (ERC), la Covid-19 ya ha costado «seis millones de euros a las arcas municipales», si bien la previsión es que esta cantidad pueda llegar hasta los diez a final de año.

Temas

Comentarios

Lea También