Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ricomà enseña las cartas para un gobierno «estable» en Tarragona

Los republicanos consideran que las coincidencias con el programa de los Comuns debe facilitar el cambio en la ciudad

Núria Riu

Whatsapp
Pau Ricomà, ayer.  FOTO: alba mariné

Pau Ricomà, ayer. FOTO: alba mariné

Pau Ricomà no había comparecido desde la noche electoral y ayer lo hacía –acompañado de los siete concejales que sacó el domingo ERC– para presentar las líneas estratégicas de un gobierno del «cambio» en Tarragona. De momento, la CUP y Junts per Tarragona ya se han pronunciado a favor de que Josep Fèlix Ballesteros no siga como alcalde a partir del 15 de junio, cerrando una etapa de doce años. Tan solo falta conocer la postura de En Comú Podem, para que los republicanos sumen los catorce votos que dejarían al PSC en la oposición. 

Sin embargo, Ricomà no piensa tan solo en la investidura, sino en la posibilidad de formar un Govern «estable». Para ello, daba a conocer una propuesta programática de dieciocho puntos, que es la que va a hablar de cara a la semana que viene con el resto de formaciones. 

La movilidad sostenible, la creación de los consejos de distrito y el desarrollo de políticas sociales en materia de vivienda son algunos de los aspectos. También apuesta por la regeneración urbana de Tarragona, priorizando la rehabilitación, la cohesión de ciudad y la preservación de los espacios con más valor natural y paisajístico. Una declaración de intenciones que sumándole la voluntad de «proteger y ampliar» la Anella Verda, ya muestra la beligerancia de los republicanos con el proyecto de la Budellera. «Nuestra postura es clarísima», decía Ricomà, quien apuesta por una modificación del POUM avalada por el pleno, para intentar frenar el desarrollo de esta macrourbanización en Llevant. Es un punto en el que los republicanos mantienen diferencias con Junts per Tarragona. Sobre al respecto y el encaje entre los neoconvergentes y la CUP de Laia Estrada, Ricomà afirmaba que «todos conocemos la postura de cada uno. No me preocupa».

La llave de la governabilidad estaría en el tejado de En Comú Podem. Los de Carla Aguilar Cunill siguen reflexionando sobre los resultados, después de que Josep Fèlix Ballesteros ya avanzó que intentará el pacto de izquierdas. Ayer, Ricomà manifestaba que «respeto los ritmos y las maneras de hacer» de los Comuns. 

Los republicanos son optimistas de cara a la posibilidad de poder sacar adelante la alianza del cambio. «En Comú Podem tiene un programa muy similar al nuestro, en el que también se habla del modelo de ciudad, de distritos y de participación ciudadana», decía. Apuntó que los dieciocho ítems de esta propuesta de gobierno «son puntos de coincidencia con los otros grupos» y que, en todo caso, «no habrá líneas rojas» sino «puntos de acuerdo» con el resto de formaciones. «El reto de cambiar Tarragona nos impela a dejarnos la piel», decía.

Durante la comparecencia ante los medios, Ricomà lamentó que Josep Fèlix Ballesteros ha gobernado «desde un búnquer». Denunció también los casos «oscuros» como Inipro, por el que se acusa al dirigente socialista de hasta ocho delitos. 
El alcalde en funciones también habló sobre el escenario postelectoral, tras el pleno de la Diputació. Ballesteros recomendaba «no dar demasiadas cosas por hechas». Desveló que ha mantenido contactos «informales» con otras formaciones y que de cara a la semana que viene llegará la «toma de decisiones».

  • Honestidad,  transparencia y participación ciudadana.
  • Consejos de distrito que empoderen a la ciudadanía.
  • Perspectiva feminista en las actuaciones municipales.
  • Regeneración urbana y rehabilitación del Barri del Port.
  • Políticas sociales en materia de vivienda.
  • Proteger y ampliar la Anella Verda.
  • Movilidad sostenible y crear una red de carriles bici.
  • Centre Cultural y Cívic de la Rambla en el Banc d’Espanya.
  • Plan de choque por la limpieza y contra el incivismo.
  • Plan integral del Mercat de Bonavista y dinamizar Torreforta.
  • Plan estratégico cultural y desarrollar el plan de bibliotecas.
  • Apoyo al sector industrial.
  • Apuesta por el turismo de calidad, basado en el Patrimonio.
  • Estudio de la calidad del aire
  • Revitalizar el comercio de proximidad.
  • Policía de proximidad, priorizando la prevención.
  • Políticas de convivencia y protección de los animales.
  • Avanzar en la creación del ente metropolitana del Camp de Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También