Más de Tarragona

Ricomà marca perfil propio

El alcalde inicia un pulso con el Departament de Territori i Sostenibilitat y califica el proyecto del tranvía de poco «ambicioso»

NÚRIA RIU

Whatsapp
El tranvía llegará desde Vila-seca a la estación de trenes de Tarragona. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El tranvía llegará desde Vila-seca a la estación de trenes de Tarragona. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, carga contra la propuesta de tren-tranvia del Camp de Tarragona que propone la Generalitat, cuyo estudio ahora mismo está en fase de exposición pública. Lo hace en una entrevista con la ACN en la que el edil republicano profundiza en algunos de los argumentos que ya apuntó en un artículo publicado el pasado 21 de febrero en este medio de comunicación, bajo el título Al Camp de Tarragona toca moure’ns.

Ricomà considera que la propuesta de la administración catalana debería ser «más ambiciosa», mientras lamenta que la Generalitat no haya contado con las administraciones y entidades locales para planificar el nuevo sistema de movilidad. «Si para hacer una propuesta de un plan que sencillamente aprovecha las vías que ya existen se ha tardado veinte años y no hay una previsión para las vías nuevas, cuando pueda hacerse ya se’ns haurà passat l’arròs», afirma el republicano.

El alcalde de Tarragona cuestiona que el proyecto permita aumentar el uso del transporte público, mientras reivindica el papel de la Autoritat de Transport Metropolità (ATM) como organismo competente para «definir la movilidad del Camp de Tarragona», de acuerdo con la ley de 2003.

Ricomà marca perfil propio y, sin acabar de desmarcarse del acuerdo de alcaldes con la Generalitat, en materia de infraestructuras. En cambio, sí que cuestiona el trasfondo de la política que se han llevado a cabo en los últimos tiempos desde el Departament de Territori i Sostenibilitat, liderado en estos últimos años por Damià Calvet. Sobre todo en lo que se refiere al escaso protagonismo de la ATM, un organismo cuyo papel siempre ha sido secundario, pese a gestionar la movilidad de más de 21 millones de personas al año.

El periodo para presentar las alegaciones al proyecto del tranvía finaliza a mediados de este mes de marzo. El próximo martes tendrá lugar la segunda de las tres reuniones programadas con expertos, para conseguir unas conclusiones que servirán para redactar el texto que presentará el Ayuntamiento de Tarragona. Un proceso participativo que es una declaración de intenciones, pero que se ha hecho tarde, de forma precipitada y a medias, ya que en un proyecto tan importante para el territorio no debería haber sido una cuestión de un solo municipio.

En la próxima legislatura, el tranvía debe situarse como uno de los principales temas de debate en cuanto a nuestras comarcas, a pesar de que este brilló por su ausencia durante la campaña electoral del 14-F. Y es que, si no se consigue meter el proyecto en la agenda del próximo Govern, la batalla definitivamente estará perdida antes de empezar.

Temas

Comentarios

Lea También