Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

Ricomà suprime el Senat creado por Ballesteros en 2008

El alcalde envió el pasado martes una carta a los cerca de 40 integrantes que aún formaban parte de este órgano consultivo, que no se reunía desde principios de 2019

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Imagen de la última reunión del Senat Tarragoní, celebrada en febrero del pasado año en el Saló dels Tarragonins Il·lustres de la Plaça de la Font. FOTO: ARCHIVO DT/LLUÍS MILIÁN

Imagen de la última reunión del Senat Tarragoní, celebrada en febrero del pasado año en el Saló dels Tarragonins Il·lustres de la Plaça de la Font. FOTO: ARCHIVO DT/LLUÍS MILIÁN

El alcalde Pau Ricomà (ERC) comunicó el pasado martes a los casi cuarenta integrantes del Senat Tarragoní que suprimirá este órgano consultivo, creado en mayo de 2008 por Josep Fèlix Ballesteros (PSC). Según ha podido saber el Diari, el máximo representante municipal envió una carta a los senadores en la que les anunciaba la decisión tomada por el ejecutivo municipal después de que, tras más de siete meses de gobierno, aún no hubiera convocado ninguna sesión del organismo, que se reunió por última vez en febrero de 2019.

En la misiva, firmada el 21 de enero y a la que ha tenido acceso este periódico, el líder republicano especifica que el gobierno de la Plaça de la Font –formado por ERC y En Comú Podem– «ha consensuado un plan de trabajo en cuanto a participación ciudadana que no prevé renovar la constitución de este órgano consultivo y de opinión». Asimismo, en la carta Ricomà resalta que, pese a eliminar el órgano, «seguiré contando con su conocimiento y amor por Tarragona, con el objetivo de hacer de hacer la ciudad que nos gustaría y que las generaciones futuras se merecen, ya sea mediante las entidades en las que ya participa de manera tan activa, o bien a través de la relación cotidiana que podamos mantener como ciudadano y gobierno municipal». Finalmente, Ricomà agradece «la dedicación» de los senadores «a muchos de los proyectos de ciudad», así como «las múltiples iniciativas que construyen sus trayectorias cívicas, culturales o deportivas».

La decisión tomada por el gabinete municipal es apoyada por uno de sus socios de investidura: la CUP. «Estamos de acuerdo. El Senat no tenía ningún tipo de utilidad. En su origen este órgano quería ser una herramienta de asesoramiento y valoración para el alcalde sobre proyectos que el gobierno tuviera para la ciudad. En este sentido, nosotros somos mucho más partidarias de consultar el conjunto de la población de forma directa, y no a unas pocas personas. Por ello, una vez más, aprovechamos para insistir en la necesidad de que el gobierno de Ricomà active los consejos de distrito de una vez», afirma la portavoz de la formación cupaire, Laia Estrada.

«No debía eliminarse»

La confirmación del punto y final de la actividad del Senat Tarragoní no gustó al principal partido de la oposición. «Su eliminación es un grave error. Es un espacio de debate y asesoramiento de personas excelentes de la ciudad que, en su mayoría, no pertenecen a ningún partido», critica la portavoz del PSC, Sandra Ramos, quien denuncia que la iniciativa del ejecutivo de la Plaça de la Font es «limitar la participación ciudadana. Si el equipo de gobierno quiere poner en marcha nuevos mecanismos de participación nos parece fantástico, pero para ello no es necesario eliminar una fórmula que funciona y que reconoce el talento tarraconense. Se trata de otra muestra de la voluntad de borrar las buenas prácticas que legó del gobierno socialista», lamenta.

El gobierno prevé un «plan de participación ciudadana» que no cuenta con el organismo

De manera crítica se expresa también Rubén Viñuales (Ciutadans). «Que había que renovar el formato y atribuciones de la institución del Senat Tarragoní es cierto, y de hecho podríamos haber estado de acuerdo en impulsarlo, pero creemos que ese órgano –como cámara consultiva de expertos– podría ser de gran utilidad. Lo malo es que no se ha usado con ese fin», critica el portavoz de la formación naranja.

Finalmente, el Partido Popular también denuncia la decisión de Ricomà. «Lamentamos que el alcalde prescinda de un órgano de participación dónde personas de gran prestigio de la ciudad opinaban y aportaban su experiencia sobre aspectos de Tarragona», afirma José Luis Martín.

Temas

Comentarios

Lea También