Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

Ricomà suprime la exigencia de ser titulado universitario para liderar el área de Cultura

El alcalde busca aprobar en el pleno del viernes una modificación del puesto de alto cargo, que tiene un sueldo de 60.000 euros. La oposición le acusa de querer poner a un candidato a dedo

Octavi Saumell

Whatsapp
El alcalde Ricomà, a la izquierda, en una imagen de ayer con el actual Cap Tècnic de Producció del área de Cultura, Xavier González. FOTO: ACN

El alcalde Ricomà, a la izquierda, en una imagen de ayer con el actual Cap Tècnic de Producció del área de Cultura, Xavier González. FOTO: ACN

La primera gran polémica del presente mandato municipal está servida. El alcalde de Tarragona y concejal de Cultura, Pau Ricomà (ERC), quiere que el pleno municipal de pasado mañana apruebe una modificación mediante la cual se deja de exigir titulación universitaria para liderar el área municipal de Cultura, un cargo que cuenta con una remuneración de unos 60.000 euros brutos anuales. 

Hasta la fecha, y según se detalla en la relación de puestos de trabajo vigente del propio Ayuntamiento, para ocupar este puesto de alto cargo de dirección se requiere ser funcionario o contratado laboral de nivel A1 ó A2, una clasificación profesional para la cual es obligatorio estar en posesión de un título universitario. 

Pau Ricomà: «Necesitamos a una persona que conozca la cultura y el movimiento festivo de la ciudad»

Ahora, la modificación que pone sobre la mesa el máximo representante de la administración de la Plaça de la Font propone que el cargo pueda ocuparlo un empleado público de nivel C1, una categoría para la cual no se tiene la obligación de tener un Grado, Licenciatura, Máster o Diplomatura acreditada. Por ello, se rebaja la consideración de la plaza de un nivel 24  de complemento de destino a otro de 22 en el escalafón profesional de la corporación local, manteniendo, esto sí, el complemento específico. 

«Con capacidad contrastada»
En el texto que este viernes se pondrá a votación en el Saló de Plens se detalla que «para el ejercicio de este puesto de trabajo no se requiere de ninguna titulación específica», ya que «sus funciones son fundamentalmente de coordinación, por lo que no es imprescindible una titulación universitaria», según se argumenta en el documento. 

De hecho, en la propuesta de acuerdo que pasó el lunes por la Comissió de Serveis Centrals se detalla que las funciones que desarrollará serán las de «establecer mecanismos y canales de colaboración con las entidades, asociaciones y particulares que forman el tejido cultural de la ciudad», así como la «coordinación de las propuestas presupuestarias y el establecimiento de medidas de gestión de la actividad económica aprobada, con las especificidades de la tramitación administrativa de la cultura y patrimonio histórico que se deriva de los programas técnicos». 

El gobierno cree que, al ser un cargo de coordinación, «no es imprescindible» un título

Asimismo, el nuevo máximo responsable del departamento también tendrá la obligación de «coordinar el establecimiento de medidas de gestión de todos aquellos procesos que, sin ser consecuencia directa de la actividad cultural, forman parte de su ámbito competencial».   
El alcalde y edil de Cultura, Pau Ricomà (ERC), justificó ayer la voluntad por cambiar las condiciones del puesto de mando de cultura porque «necesitamos a una persona con una capacidad contrastada, que cuente con un profundo conocimiento de la cultura y del movimiento festivo y que, además, sepa gestionar y comandar equipos». 

La opción prioritaria, de la casa
Desde el 1 de enero de 2018 este puesto de dirección está ocupado en comisión de servicios desde la Conselleria de Cultura de la Generalitat de Catalunya por Carles Figuerola, quien es licenciado en Geografia e Història y máster en Comunicació, que a su vez tomó el relevo de Nei Torrell, que es Cap del Departament d’Edicions del Parlament de Catalunya y que ocupó el puesto bajo el liderazgo de Josep Maria Prats (Unió), quien lo incorporó desde la cámara legislativa catalana. 

Según ha podido saber el Diari, el gobierno local ya ha hecho saber al actual Cap de Gestió Cultural que no le renovará en el cargo, convirtiéndose en la tercera figura de la estructura municipal que suprime Ricomà, después de despedir al gerente de Tarragona Ràdio, Josep Maria Bonet, y a la directora del Institut Municipal d’Educació, Montserrat Fortuny. Figuerola finaliza su vinculación con el Consistorio el próximo 31 de diciembre, fecha en la cual se jubilará.  Según las fuentes consultadas, la persona que cuenta con más números para ser el escogido para el nuevo puesto es el actual Cap Tècnic de Producció del área de Cultura, Xavier González, quien además es el director del Concurs de Castells de Tarragona. 

Temas

Comentarios

Lea También