Más de Tarragona

«Ricomà tiene tics misóginos y autoritarios»

«Cs, un barco sin rumbo» «¿Devolver el acta? Al nuevo portavoz, Francisco Domínguez, también se le pidió a los seis meses de mandato porque incumple la ética del partido desde 2019: es edil y diputado» 

Octavi Saumell

Whatsapp
Sonia Orts, el pasado jueves en la Rambla Vella con una bandera de Tarragona. FOTO: ALBA MARINÉ

Sonia Orts, el pasado jueves en la Rambla Vella con una bandera de Tarragona. FOTO: ALBA MARINÉ

¿Por qué deja Ciutadans?

No me voy porque no esté de acuerdo con su ideario. Me gusta, pero el problema es que muchos puntos no se llevan a cabo.

¿Por ejemplo?

El voto representativo, la no duplicidad de cargos, las listas abiertas...

¿Y en Tarragona?

No se tiene puesta la mirada en el mundo municipal.

¿En qué lo nota?

Pues que no hay ningún apoyo. Ciudadanos solo tiene la mirada a nivel nacional o autonómico, pero a nivel municipal, cero.

Pero todo esto imagino que ha sido durante sus seis años como militante. ¿Ha habido algún detonante para que lo haya dejado ahora?

Es un cúmulo de factores. Es como divorciarse... ¿por qué ahora? Ha llegado un momento que es lo que toca. Tanto podía haber sido antes como después del 14F

¿Influyó la marcha de Rubén Viñuales?

Sí, pero no fue mi motivación principal.

¿Cuál fue pues?

Todas las limitaciones con las que encuentras en el día a día. Me sentía encorsetada, y no podía traicionar más a mis principios.

En la carta de despedida a los afiliados dijo que se sentía «engañada y decepcionada».

Durante tiempo esperas, esperas y esperas... y al final te das cuenta de que eres una ilusa. Esperas un cambio, que todo mejore y que se aplique el programa y el ideario con el que nos presentamos, ya que éramos nosotros los que dábamos la cara ante los votantes.

Lo dejó en plena campaña electoral

Ni lo pensé. Lo que sí que es cierto es que me esperé una semana porque tenía que entrar la nueva concejal, Lorena de la Fuente.

En una entrevista del 9 de enero con el ‘Diari’ usted dijo que «Cs no ha cambiado».

Esta es la lástima, que no ha cambiado. Creía que podría hacerlo, pero no es así.

¿Usted se va porque ha cambiado o porque no ha cambiado?

Me voy porque no ha cambiado. Estoy de acuerdo con su ideario, pero lo no llevan a cabo.

¿Es un partido socioliberal?

No. Tras seis años, uno llega a un punto que dice «hasta aquí».

¿Es un barco a la deriva?

No tiene un camino a seguir, va sin rumbo.

¿Cuándo empezó a valorar la decisión?

Lo vas pensando y valorando durante tiempo. Me gustaba el trabajo y tenía a un portavoz coherente, responsable y que llevaba una línea propia, que luchaba por Tarragona. Cuando Viñuales se fue uno se da cuenta de las líneas que encorsetan.

¿Devolverá el acta de edil?

No, es mía. El partido no dio ningún apoyo para la última campaña electoral y en las Municipales se vota mucho a la persona. Hay un trabajo de seis años.

Usted, sin embargo, se presentó con un programa de Cs.

Yo cumpliré hasta 2023 con el ideario con el que me presenté. A mi nadie del partido me ha pedido que devuelva nada.

¿No ha hablado con el portavoz Francisco Domínguez?

No, ni con Matías Alonso.

¿Le sorprende?

No, es su práctica habitual. Ni preguntan ni buscan soluciones.

¿Cree que habrá más bajas?

Hay mucha gente decepcionada.

¿Qué significará el cambio de Domínguez por Viñuales?

El señor Domínguez lleva dos años sin cumplir la ética del partido.

¿Por qué?

Está de concejal y diputado desde 2019. Cuando pasaron seis meses se le pidió que devolviera el acta de concejal, y no lo hizo. El ya estaba en el Parlament, y lo que queríamos era poder contar con un nuevo edil que pudiera trabajar a nuestro lado.

¿Quiere decir que ahora le pide a usted lo que él no hizo?

Sí. Él va de dos en dos, ya que ahora está a la espera de ver si entra también como asesor en la Diputació.

El alcalde y el secretario general la consideran «tránsfuga».

Cada uno dice lo que cree que debe decir... Si el secretario lo afirma, pues será verdad. Yo soy leal a mis principios. Mi proyecto es Tarragona. Me da igual que me digan tránsfuga o no adscrita, pero ERC gobierna con lo que denominan «concejales salientes» en otros sitios como La Garriga. Y Ricomà militó en Unió Democràtica y ahora está en Esquerra.

Y Viñuales estaba en Cs y ahora está en el PSC.

Sí, pero de Unió a ERC hay más distancia. Y si Viñuales fuera alcalde no tendría el mismo comportamiento que Ricomà.

Ricomà, que no le ofrece ningún despacho ni asesores.

Es antidemocrático, pero lucharé. A mi entender, Ricomà tiene tics misóginos y autoritarios.

¿A qué se refiere?

Al trato que veo y recibo, como la reunión privada que él mismo hizo pública, pero hay más cosas.

¿Por qué no ha denunciado hasta ahora este trato ‘misógino’?

Nadie me lo había preguntado. A Tarragona le falta liderazgo, el Ayuntamiento va sin rumbo a raíz de no tener alcalde. Ricomà no tiene capacidad, la alcaldía le viene grande. No trata bien a los funcionarios, a la Guàrdia Urbana o a los sindicatos y tiene abandonados a la restauración, al comercio, a los autónomos, a los empresarios... Yo seré la voz de todos ellos.

Estará hasta 2023. La moción de censura no prosperó.

Espero que las asambleas de Comuns y CUP no se dejen engañar por el partido del 3% y de los recortes sanitarios.

Pero usted sondeó a Junts.

El señor Nadal solo va por sus intereses personales. Usó una conversación informal para forzar a CUP y Comuns al pacto de gobierno.

¿Se ve en algún otro partido, como el PSC?

No me veo en ningún otro partido. Mi proyecto es Tarragona, seguir escuchando al tejido económico y trabajar para ocupar todo este vacío que hay. 

Temas

Comentarios

Lea También