Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Riña entre Vila-seca y el Port por el muelle de cruceros

El alcalde Josep Poblet exige que la terminal definitiva esté en La Pineda (núcleo turístico) y Josep Andreu le recuerda que las decisiones las toma la Autoritat Portuària (APT)

Núria Riu

Whatsapp
Un crucero amarrado al Port de Tarragona. FOTO: DT

Un crucero amarrado al Port de Tarragona. FOTO: DT

Enfrentamiento abierto entre el presidente del Port de Tarragona, Josep Andreu, y el alcalde de Vila-seca, Josep Poblet, que en las últimas 24 horas se han lanzado un conjunto de acusaciones por la ubicación definitiva de la futura terminal de cruceros.

Ayer el Diari publicó que el Port de Tarragona apuesta por desencallar la construcción del Moll de Balears, en lugar de la terminal prevista en el Dic dels Prats, como solución a corto plazo para la llegada de cruceros.

El presidente de la Autoritat Portuària, Josep Andreu, aseguró que se han planteado esta solución alternativa por la lentitud en la tramitación administrativa de la inversión prevista frente a la playa de La Pineda. Andreu afirmó que los aspectos medioambientales son los que están ralentizando esta inversión. Y, aunque en ningún momento lo atribuyó a la gestión municipal, las declaraciones no sentaron nada bien al alcalde de Vila-seca, Josep Poblet.

El vilasecano emitió un comunicado en el que valoraba que «es lógico que se habilite un espacio provisional en el Moll de Balears». Pese a ello, el Ayuntamiento afirmaba que «no se ha producido ningún cambio en la planificación» y que «el Dic dels Prats será una realidad en el momento en el que el Port de Tarragona cumpla sus compromisos». La nota seguía diciendo: «Entonces será el momento de ubicar de manera definitiva el Moll de Creuers en el nuevo emplazamiento de La Pineda».

Esta respuesta generó una nueva nota. En este caso, por parte del Port de Tarragona. El organismo que preside Josep Andreu recordaba al alcalde de Vila-seca que «la ubicación de la futura terminal definitiva de cruceros se emplazará en Tarragona, junto al Port Esportiu». Y es que, cuando se planteó que los cruceros atracaran en La Pineda siempre se había dicho que ésta sería una ubicación provisional, para gestionar el crecimiento de esta actividad a medio plazo. 

El Port de Tarragona recordaba también que «la planificación de infraestructuras portuarias se desarrolla por parte de la Autoritat Portuària y de su Consell d’Administració, del cual el Ayuntamiento de Vila-seca forma parte». 

Josep Andreu, que lleva meses trabajando en el proyecto, explicó que la inversión para impulsar el Moll de Balears consta en el plan de empresa que presentó el pasado 25 de septiembre en Madrid, delante de los representantes de Puertos del Estado.

Este organismo vería con buenos ojos el proyecto y tan solo falta estudiar la viabilidad técnica y medioambiental, para dar luz verde definitiva a una inversión de unos 25 millones de euros. Con el beneplácito de Madrid, el día siguiente (26 de septiembre) se celebró una reunión del Consell d’Administració en la que Andreu presentó sus intenciones. En ésta no estaba presente el alcalde de Vila-seca que, a pesar de tener un puesto asignado, en esta ocasión se ausentó.

Quiniela de nombres
Este choque de criterios aflora en un momento en el que Josep Andreu sigue ocupando el cargo de presidente del Port de Tarragona, a pesar de que el pasado 7 de junio envió una carta al conseller de Territori i Sostenibilitat con su renuncia a seguir en el cargo.

El relevo al frente de esta institución aún no se ha producido. Han aparecido varios nombres en las quinielas y uno de los que había cogido fuerza era precisamente el del alcalde de Vila-seca. 

Se especuló con la posibilidad de que pudiera reproducirse en Tarragona el modelo que se practicó en Barcelona y que el presidente de la Diputació ocupara este cargo. No obstante, no ha habido ninguna ratificación por parte del conseller Calvet, como tampoco la ha habido por ninguno de los otros nombres encima de la mesa, como son el de Quim Nin o el de Josep Maria Cruset (alcalde de Riudoms).

Durante todo este periodo de transitoriedad Andreu siempre ha afirmado que sigue trabajando al frente del enclave tarraconense. Y una de sus grandes apuestas durante estos siete años como presidente del Port han sido los cruceros. El presidente del Port afirmaba que la inversión en una nueva terminal es vital para que la actividad crucerista pueda seguir creciendo en este territorio. Actualmente, los pasajeros llegan a la estación marítima, en el Moll de Llevant. No obstante, se trata de una infraestructura limitada en la que las embarcaciones de más de 2.500 pasajeros ya presentan una operativa muy complicada. 

Temas

Comentarios

Lea También