Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Roba un cráneo de la Necròpolis de Tarragona y se le cae en la huida

Al menos en cuatro ocasiones los ladrones han accedido al interior del recinto, aunque no siempre se llevaron botín. Los responsables del MNAT ya han contratado a un vigilante

Àngel Juanpere

Whatsapp
La mayor parte de la Necròpolis está cerrada al público desde hace más de 20 años. El cráneo estaba en este edificio. FOTO: Pere Ferré

La mayor parte de la Necròpolis está cerrada al público desde hace más de 20 años. El cráneo estaba en este edificio. FOTO: Pere Ferré

La Necròpolis Paleocristina, situada en la avenida Ramón y Cajal, fue víctima de al menos cuatro robos durante el mes de marzo. En uno de los casos, el ladrón sustrajo un cráneo del interior de un sarcófago romano. Los Mossos d’Esquadra lograron detener días después al sospechoso y recuperar la pieza. Ésta presentaba importantes e irreparables daños. Cabe recordar que el edificio está cerrado desde hace más de veinte años. Por ello, unJuzgado de Instrucción número 2 de Tarragona tiene abierto un procedimiento contra el exdirector de la Necròpolis, Francesc Tarrats, por los posibles delitos de sustracciones de bienes a su utilidad social, daños al patrimonio cultural y prevaricación.

El primer robo fue cometido  durante la noche-madrugada del 8 al 9 de marzo. El o los ladrones forzaron la puerta dando un puntapié. Al parecer, su objetivo era la sustracción de cable de las instalaciones, en las cuales realizaron importantes daños. Pasaron más de dos semanas y de nuevo el edificio volvió a ser asaltado. En este caso, el ladrón –posiblemente fue un solo individuo– accedió a las instalaciones del museo antiguo entre el mediodía del día 25 y la mañana del 27. Lo hizo rompiendo los cristales de la ventana de uno de  los laterales. Una vez dentro, intentó forzar una puerta, sin conseguirlo. Y se fue a una sala donde están los sarcófagos, que tienen un cristal encima para preservar los restos de su interior.

Quitar el cristal protector

El ladrón quitó el vidrio de uno de los sarcófagos y se llevó el cráneo que había en el interior. Según algunas informaciones, el sarcófago pertenecía a un patricio romano. Estos eran los nobles por excelencia y formaban parte de la nobleza primigenia de Roma, llamada nobleza de sangre, y por sustrato cultural la de toda Europa. En su huida, al parecer, el cráneo cayó al suelo y se deterioró.

El tercer acceso a la Necròpolis se produjo en la madrugada del día 30. Inicialmente se habría informado de que el ladrón se habría llevado algunos huesos del resto del esqueleto aunque, por su tamaño pequeño, no se podían precisar. Lo que sí estaría claro es que ninguno era de los principales o más grandes. También sustrajo unas monedas de curso legal que los visitantes dejan en una zona de la Necròpolis como si se trata de la Fontana di Trevi, en Roma. 

El autor del robo también habría intentando acceder a dos lugares:la zona de exposición y las oficinas. Para acceder al interior del recinto rompió el cristal de las ventanas –al igual que en la ocasión anterior–, donde se localizaron restos de sangre, cuya analítica habría resultado clave para el esclarecimiento del caso.

Después de estos tres robos, desde la dirección de la Necròpolis se decidió contratar a un vigilante se seguridad. Precisamente, el 31 de marzo –el día siguiente del tercer asalto– dicho vigilante detectó que alguien había accedido al interior y logró ahuyentarlo. El ladrón entró por el mismo lugar que las dos ocasiones anteriores.

La investigación

Las investigaciones de los Mossos d’Esquadra, gracias principalmente a los restos de sangre del cristal de la ventana y a la huella dejada en el vidrio que protegía el sarcófago, lograron identificar al sospechosos. Se trata de un joven de 21 años que había sido detenido en una ocasión anterior. 

El día 11 de abril, el hombre fue citado en la comisaría de los Mossos d’Esquadra. Se desconoce si confesó los hechos. Sí que ha trascendido que la Policía Autonómica logró recuperar el cráneo, aunque muy deteriorado. Al parecer, después de robarlo se le cayó al suelo y se rompieron algunas de las partes. 

El detenido, en su perfil de las redes sociales, asegura que es vigilante de seguridad de una determinada empresa. Sin embargo, los investigadores han comprobado que nunca ha trabajado para la mencionada firma, ni tiene titulación de vigilante privado.

Comentarios

Lea También