Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Vall de l’Arrabassada

Roban de madrugada una retroexcavadora de obra

Estaba aparcada en la explanada del parking situado cerca del campo del Nàstic. Los autores posiblemente usaron un camión

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Imagen de la retroexcavadora sustraída, en una obra de fuera de la ciudad de Tarragona. FOTO: DT

Imagen de la retroexcavadora sustraída, en una obra de fuera de la ciudad de Tarragona. FOTO: DT

Una retroexcavadora de obra, que estaba aparcada en el párking que hay en la zona de la antigua autovía de circunvalación, en la Vall de l’Arrabassada, fue robada el pasado jueves. Se sospecha que los ladrones usaron un camión para llevarse la máquina ante la dificultad que conlleva hacerlo conduciéndola, porque sería más fácil de localizar y por las retenciones que provocaría en la circulación.

La retro sustraída se encontraba junto con otras dos, así como los turismos que habitualmente aparcan en la zona. Los ladrones se llevaron la menos pesada, sin que nadie se diera cuenta del robo ni escuchara el ruido que la maniobra debió ocasionar.

La máquina lleva su matrícula y número de bastidor, pero no tenía incorporado ningún chip. Se cree que fue subida a un camión o incluso un contenedor para llevársela lejos de la zona. Podría estar encerrada en un almacén. Pero lo más probable, según algunas fuentes, es que el camión la misma noche hubiera traspasado la frontera rumbo a algún país del Este de Europa, donde este tipo de maquinaria es muy apreciada.

Una retroexcavadora de estas características cuesta unos 35.000 euros, aunque si se trata de una de segunda mano la cifra baja entre los 18.000 y los 20.000 euros. Sin embargo, en determinados países se puede llegar a pagar mucho más.

La empresa propietaria de la máquina ya no las aparca en esta zona de la Vall de l’Arrabassada.

Temas

Comentarios

Lea También