Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rubén Viñuales (C's): 'No pactaremos con Ballesteros'

Entrevista a Rubén Viñuales, Portavoz de Ciutadans y nuevo jefe de la oposición en el Ayuntamiento de Tarragona
Whatsapp
Rubén Viñuales, ayer por la tarde, antes de la entrevista que concedió al ´Diari´. Foto: Lluís Milián

Rubén Viñuales, ayer por la tarde, antes de la entrevista que concedió al ´Diari´. Foto: Lluís Milián

 

- ¿Estarán en la oposición?
- Sí, sin ninguna duda. 
- ¿Por qué?
- La mayoría de tarraconenses ha votado a Ballesteros. Y esto quiere decir que desean que gobierne él.  
- Igual lo que desean es que él sea el alcalde, pero que ustedes también estén en el gobierno...
- ¿Y cómo lo podemos saber esto?
- Son el segundo partido más votado. Hay otros cinco que han recibido menos apoyos...
- Es cierto, pero la gente nos ha votado por nuestro ideario. Si el señor Ballesteros me firma que aplicará todo nuestro programa, yo gobierno con él. 
- ¿Ha hablado ya con él?
- Nos llamamos el domingo para felicitarnos y esta semana nos tenemos que ver. 
- Han logrado cuatro ediles. ¿Con cuántos se hubiera planteado entrar en una negociación para la alcaldía?
- Siendo la lista más votada. 
- ¿Se abstendrán en la investidura del 13 de junio?
- Sí. El PSC ha ganado las elecciones. Debe gobernar. 
- Para el PSC será muy difícil gestionar en minoría...
- Deberemos negociar cada tema. No diremos que no sistemáticamente a todo. Tampoco  seremos destructivos ni pensaremos para dentro de cuatro años. 
- Ballesteros ha perdido tres concejales. ¿Es un alcalde debilitado?
- Con los tiempos que corren, no lo creo. Ha sacado el doble de votos que el segundo, pero está claro que ha sufrido un poco de desgaste.  
- Su marca, a diferencia de otras siglas, está muy fuerte. 
- Se ha demostrado que, hoy en día, un gran gasto en campaña tampoco es demasiado importante. 
- ¿Se han gastado sólo 1.500 euros?
- Sí. El acto del Palau fue a nivel provincial. La cesión de la sala era gratuita, pero sí que pagamos otros 1.900 para el personal, que lo sufragó Barcelona. 
- ¿Cree que se ha votado mayoritariamente en clave nacional o que el peso específico del candidato ha influido en los electores?
- El alcaldable ha sido un factor importante. CiU, por ejemplo, tiene un presidente con mucho carisma y, en cambio, no les ha ido bien. La marca arrastra, pero si la persona no convence, no funciona. 
- Las encuestas ya les daban un buen resultado, pero quizás éste ha sido más de lo que esperaban...
- Sinceramente, no me lo esperaba. Creo que si el partido crece es porque somos humildes y porque sabemos de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir. 
- Pero era un secreto a voces que entrarían. 
-Se notaba por la calle que había una voluntad de cambio. Se palpaba, pero de aquí a que la gente vaya un domingo a votar hay un gran paso, más con el descrédito que tiene la política hoy en día.  
- ¿Han estudiado de dónde procede su votante?
- No. Tampoco sirve de mucho. Creo que lo que debemos hacer es dejar de mirar estos estudios y trabajar, estar en la calle y hablar con la gente. Esta es la única forma de conocer los problemas de verdad y de convencer a la gente y poder solucionar sus problemas.
- Su voto ha sido regular en todas las zonas de la ciudad...
- Sí. Menos en la Part Alta, en todas partes hemos sido segunda o tercera fuerza. 
- Han logrado más de siete mil votos... 
- Son muchísimos. Es un orgullo. Ahora lo que queremos hacer es ejercer una política de oposición constructiva, ya que lo contrario no beneficiará a nadie.  
- ¿Qué es lo que no les gusta del gobierno municipal?
- Creía que eran más socialistas y que pensaban más en las personas, cuando lo que han hecho ha sido apostar por proyectos extraños como el Smart City o Tarragona 2017. 
- Usted no quiere grandes obras, ¿no?
- Es que hay otras prioridades, como las 8.000 familias que piden alimentación en la Creu Roja. Hay 11.000 personas en el paro, mucha gente que sufre la pobreza energética...
- ¿Apostará por el 2017?
- No me han explicado este proyecto. No sé qué harán, cuándo lo harán ni qué beneficio dejará. Lo veo muy negro. 
- ¿Por qué?
- El estadio es desmontable, la anella olímpica se paga con un crédito de 12 millones, la mayoría de pruebas se harán fuera, los hoteles serán de Salou... No dejará ningún legado de relevancia en la ciudad. 
- Usted propone un cambio en la forma de hacer política. ¿Cómo lo haría?
- La democracia debe ser más participativa. Proponemos que todos aquellos gastos que superen el 10% del presupuesto sean los ciudadanos los que decidan si se hace o no. 
- La consulta del Jaume I fue un fracaso...
- Sí, pero no debe hacerse de una forma tan genérica, sino hacer un reglamento. La única forma es que sea la gente de Tarragona la que lo decida. 
- Pero hay muy pocos gastos que superan el 10%... ¿Por qué no el 5%?
- El 10% son obras de tal magnitud que pueden hipotecar la ciudad para muchos años y que necesitamos que la gente las apoye. 
- ¿Qué llevaría a votación de los ciudadanos?
- Por ejemplo, la conexión entre los barrios, que es una de nuestras grandes prioridades. Igual para nosotros es una obra importantísima, pero los ciudadanos no quieren hacerlo...

- ¿Estarán en la oposición?

- Sí, sin ninguna duda.

 

- ¿Por qué?

- La mayoría de tarraconenses ha votado a Ballesteros. Y esto quiere decir que desean que gobierne él.

 

- Igual lo que desean es que él sea el alcalde, pero que ustedes también estén en el gobierno...

- ¿Y cómo lo podemos saber esto?

 

- Son el segundo partido más votado. Hay otros cinco que han recibido menos apoyos...

- Es cierto, pero la gente nos ha votado por nuestro ideario. Si el señor Ballesteros me firma que aplicará todo nuestro programa, yo gobierno con él.

 

- ¿Ha hablado ya con él?

- Nos llamamos el domingo para felicitarnos y esta semana nos tenemos que ver.

 

- Han logrado cuatro ediles. ¿Con cuántos se hubiera planteado entrar en una negociación para la alcaldía?

- Siendo la lista más votada.

 

- ¿Se abstendrán en la investidura del 13 de junio?

- Sí. El PSC ha ganado las elecciones. Debe gobernar.

 

- Para el PSC será muy difícil gestionar en minoría...

- Deberemos negociar cada tema. No diremos que no sistemáticamente a todo. Tampoco seremos destructivos ni pensaremos para dentro de cuatro años.

 

- Ballesteros ha perdido tres concejales. ¿Es un alcalde debilitado?

- Con los tiempos que corren, no lo creo. Ha sacado el doble de votos que el segundo, pero está claro que ha sufrido un poco de desgaste.

 

- Su marca, a diferencia de otras siglas, está muy fuerte.

- Se ha demostrado que, hoy en día, un gran gasto en campaña tampoco es demasiado importante.

 

- ¿Se han gastado sólo 1.500 euros?

- Sí. El acto del Palau fue a nivel provincial. La cesión de la sala era gratuita, pero sí que pagamos otros 1.900 para el personal, que lo sufragó Barcelona.

 

- ¿Cree que se ha votado mayoritariamente en clave nacional o que el peso específico del candidato ha influido en los electores?

- El alcaldable ha sido un factor importante. CiU, por ejemplo, tiene un presidente con mucho carisma y, en cambio, no les ha ido bien. La marca arrastra, pero si la persona no convence, no funciona.

 

- Las encuestas ya les daban un buen resultado, pero quizás éste ha sido más de lo que esperaban...

- Sinceramente, no me lo esperaba. Creo que si el partido crece es porque somos humildes y porque sabemos de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir.

 

- Pero era un secreto a voces que entrarían.

-Se notaba por la calle que había una voluntad de cambio. Se palpaba, pero de aquí a que la gente vaya un domingo a votar hay un gran paso, más con el descrédito que tiene la política hoy en día.

 

- ¿Han estudiado de dónde procede su votante?

 

[...]

 

Lea la entrevista completa en la edición impresa del Diari de Tarragona de este miércoles

 

Temas

  • Municipals 2015

Comentarios

Lea También