Más de Tarragona

Rubén Viñuales: «Illa puede acabar con el procés, Ciutadans ya no»

Entrevista al exportavoz municipal de Ciutadans y nuevo número '2' del PSC para las elecciones del 14 de febrero

Octavi Saumell

Whatsapp
El número ‘2’ del PSC el 14F, Rubén Viñuales, ayer al mediodía en la Rambla de Ponent de Campclar, el barrio donde creció. FOTO: PERE FERRÉ

El número ‘2’ del PSC el 14F, Rubén Viñuales, ayer al mediodía en la Rambla de Ponent de Campclar, el barrio donde creció. FOTO: PERE FERRÉ

En la carta de dimisión usted dijo: «No puedo continuar defendiendo un proyecto que no me representa. Yo no he cambiado, Cs sí». ¿En qué?

Nunca tendré malas palabras para Ciutadans. Entiendo que pueda ser muy noticiable mi paso al PSC, pero de lo que quiero hablar es de los motivos por los cuales el proyecto del PSC de Salvador Illa es el que puede traer de nuevo la convivencia, con un Govern para todos los catalanes y acabar con los diez años perdidos por el procés. Creo en la política dialogante, humilde, firme y con convicciones, como la que quiere el PSC.

Usted se afilió en 2011 a la formación naranja. ¿Qué ha pasado para que haya tomado la decisión de romper el carné?

No ha sido una decisión fácil, pero la tomo seguro de que hago lo correcto, no solo para la ciudad y la provincia de Tarragona, sino para Catalunya. Necesitamos pasar página, y con Ciutadans esto no era posible. Cs ganó unas elecciones y no sirvió para nada. Hemos tenido más años de procés.

¿Qué le decide a dar el paso?

Me afilié hace diez años a un partido que, por estatutos, era socialdemócrata. Y continuaré en un partido socialdemócrata. Ahora es el momento de que Salvador Illa gane las elecciones para dejar atrás las políticas de muros y de buenos y malos. El único proyecto que puede acabar con el procés es el del PSC, Cs ya no.

¿La foto de Cs en Colón con Vox y PP fue un punto de inflexión?

Le repito: yo me afilié a un partido socialdemócrata y continúo en una formación socialdemócrata.

¿Cs ha perdido su esencia?

Lo que más valoro de la política es la proximidad. Por ser político no eres jefe de nadie, al contrario, todos los ciudadanos son tus jefes. Por esto apuesto por el PSC.

Lorena Roldán se va al PP porque dice que «Cs se ha acercado al sanchismo». ¿En qué quedamos: Cs tira hacia la derecha o hacia la izquierda?

Yo puedo hablar solo de mi, pero hay un dato objetivo: cuando me afilié, los estatutos decían que Ciutadans era un partido socialdemócrata. Después cambió.

«He recuperado la ilusión. Ciutadans ganó en 2017 y no sirvió para nada» 

Pero cuando se tocaron los estatutos usted no se opuso públicamente a ello.

Le puedo asegurar que los debates internos fueron muchos, pero estas cosas deben hablarse en el foro que toca. Y así lo hice.

En la carta usted también afirma: «A nadie escapa que han sido muchos los desencuentros con la dirección del partido, fruto de la deriva del mismo hacia unos postulados muy distintos de los que inicialmente fueron Ciudadanos». ¿Uno de estos fueron las críticas a ‘Dames i Vells’ del entonces diputado Sergio del Campo?

Todo esto fue público. Me posicioné con una defensa furibunda de Dames i Vells. Los políticos debemos ser humildes y aceptar las críticas. La sátira es muy sana para la democracia. Siempre voy a verlos y para todo tarraconense es un honor que te mencionen allí.

¿Tuvo presiones por la abstención en la retirada de la medalla de oro al Rey Emérito?

Lo que le puedo decir es que siempre he intentado votar lo que creía en conciencia. Y en aquella votación actué igual.

¿Por todo esto tardó tanto en confirmar que se volvía a presentar en 2019?

Sé que es noticiable buscar la prensa rosa de la política. Son decisiones muy meditadas. Estoy muy contento del cambio.

¿Ha hablado con Arrimadas?

Sí.

¿Qué le ha dicho?

Son conversaciones privadas. Mantengo una gran amistad y respeto por ella, pero otra cosa son los proyectos políticos. Y el proyecto ganador para que Catalunya vuelva a ser el motor de España es el de Illa.

En enero de 2020 dijo que dejaría la política en 2023.

Había perdido la ilusión. Sentía que en Cs no podía llevar a término lo que siempre me había preocupado más, como es la defensa de Tarragona, la provincia y Catalunya.

¿Y ahora la ha recuperado?

Sí. Quien me vino a buscar fue Salvador Illa, no hace demasiados días. Vi a una persona trabajadora, responsable, cerebral y humilde. Me sorprendió.

«El PSC es el único proyecto para pasar página y dejar atrás la política de muros. No pactaremos con proyectos independentistas»

Le noto políticamente enamorado del aún ministro.

Es para estarlo. Durante la maldita pandemia se ha visto en él a una persona que nunca ha tenido una mala palabra para nadie y que ha mantenido la serenidad.

¿Ha gestionado bien la Covid?

Sí, ha hecho una gestión más que digna de una situación imprevisible como es una pandemia mundial. Es uno de los responsables de que el barco no se haya hundido. Es un gran capitán cuando el mar no está tranquilo.

A usted le pueden decir que «es una rata que se baja del barco»

Me importa poco. Yo me gano la vida con mi trabajo como abogado. Todo esto no es ni por una silla ni por un sueldo.

¿Se hará militante del PSC?

De momento voy como independiente. A nadie escapa, pero, que yo era votante socialista. Y el proyecto de Illa recupera muchas de las cosas por las que muchos dejamos de votar al PSC.

¿Por ejemplo el Tripartit?

Hubo mensajes que no se explicaron bien. Pero el PSC ha sabido defender una manera moderada de hacer política en unos tiempos muy convulsos. Y no solo no se ha ahogado, sino que ha demostrado que se puede hacer con diálogo, siendo el partido constitucionalista que más defiende la legalidad.

¿Avalaría un pacto con ERC?

El PSC no pactará con proyectos independentistas.

Salvador Illa fue clave en el pacto de la Diputació de Barcelona con Junts per Catalunya.

Un gobierno con el PSC siempre es constitucionalista y progresista, no independentista. Yo mismo he presentado mociones con la CUP, pero no soy de la CUP.

¿Con quién pactaría?

Solo sé que la única forma de lograr una presidencia es ganar las elecciones.

«Cuando me afilié, Ciutadans era, por estatutos, un partido socialdemócrata. Y ahora continuaré igual. Yo no he cambiado»

Montilla (PSC) fue presidente sin ser el más votado en 2006.

La principal vía es ganar las elecciones. Podemos hacerlo y acabar con el procés tras diez años.

¿Qué espera hacer en el PSC que no pudo lograr en Cs?

Defender Tarragona y la provincia, y llevarla al Parlament. Ricomà es absolutamente complaciente con el poder de sus jefes de Barcelona. ¿Cómo se pudo hacer el acto de los 20 años de Patrimonio de la Humanidad en Barcelona? Fue una bajada de pantalones bíblica. También quiero recuperar la Llei de Barris.

Por los barrios votó en contra de muchas cuentas del PSC en el Ayuntamiento de Tarragona.

Y por esto también pacté unos presupuestos. Quiero hacer política realista, y no la de llevar al museo el bolígrafo con el que Puigdemont firmó el referéndum. Yo quiero firmar inversiones para la provincia.

Pero para eso el PSC deberá estar en el Govern

Es que salimos a ganar y que Salvador Illa sea President.

«¿Ser alcaldable en 2023? Es un escenario que ni me planteo. En el PSC hay mucho talento. Ahora la prioridad es hacer President a Illa»

Le repito: deberán pactar con alguien para ello.

El objetivo ahora es ganar las elecciones y acabar con el procés. No puede ser que en Tarragona seamos el 12% del PIB y ahora nos devuelvan el 4,9%. ¿España nos roba? ¿O Barcelona?

Usted quiso igualar el catalán y el castellano en el reglamento lingüístico del Ayuntamiento.

Yo soy hijo de la inmersión. No entiendo que defender el castellano sea atacar el catalán, o que haya gente que critique que la primera vacuna de Catalunya fuera para una persona castellanoparlante. El nacionalismo usa la lengua para fomentar la idea homogénea de pueblo.

¿Defenderá la inmersión lingüística en el Parlament?

Debemos defender el catalán y el castellano. Catalunya es España, y el PSC es el partido constitucionalista que lo defiende mejor.

Usted fue muy crítico con la gestión del exalcalde, y en 2018 dijo que Ballesteros debía dimitir si se le abría juicio por Inipro. ¿Lo mantiene?

Ahora no le diré que me encantara como gestionaba, de hecho no me gustaba, pero creo en la presunción de inocencia. Nuestra relación es buena. Espero que tenga la mejor de las defensas. De hecho, estoy convencido de que no hay nada en este caso. Creo que nadie se ha quedado dinero.

En junio de 2019 dijo que escoger entre Ballesteros y Ricomà era como elegir entre «Guatemala o Guatepeor».

Sí, y me hubiera quedado sí o sí con Guatemala. Ricomà ahora ha hecho a Ballesteros el mejor gestor del mundo.

¿El pacto de PSC y PP entre 2016 y 2019 fue positivo?

La estabilidad siempre es positiva. Mire ahora a ERC, que la busca con la opoinferno de CUP y Junts, que se han regalado para el presupuesto.

¿Será alcaldable en 2023?

Es un panorama que ni me planteo. Mi objetivo es ayudar a Illa y al PSC a ganar las elecciones. Aquí hay mucho talento.

¿Lo descarta?

Me está hablando de 2023, cuando acabo de llegar. La prioridad es ayudar a Salvador Illa.

Temas

Comentarios

Lea También