Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rubén Viñuales inicia la campaña en Tarragona a un año de las elecciones

El líder de Ciutadans prometió poner bicis en los parkings, agilizar la administración y unificar las empresas municipales si llega a ser alcalde

Carla Pomerol

Whatsapp
Viñuales entró como un héroe en la sala, acompañado de sus compañeros concejales. FOTO: Pere Ferré

Viñuales entró como un héroe en la sala, acompañado de sus compañeros concejales. FOTO: Pere Ferré

Nadie confirma que Rubén Viñuales sea el próximo alcaldable de la formación naranja en las elecciones municipales del año que viene. Pero lo de ayer fue toda una declaración de intenciones.

Las cerca de quinientas personas sentadas en las butacas del Teatre Tarragona recibieron al actual portavoz de Ciutadans como su líder. Y aún nos quedamos cortos. Lo recibieron como si fuera el alcalde de Tarragona.

Viñuales y su equipo convocaron a los tarraconenses para explicar cuál es su propuesta de modelo de ciudad. Sin saberlo o sabiéndolo, la formación naranja daba así el pistoletazo de salida a la campaña electoral más precoz de la historia tarraconense. Al acto asistieron miembros de otros partidos políticos y destacadas personalidades de la sociedad civil tarraconense, como el presidente del Nàstic, Josep Maria Andreu, o el responsable de comunicación de Repsol en la ciudad, Josep Bertran.

Después de la interpretación de  Noches de Bohemia por parte de un grupo musical de rumbas, entraba en escena el exdiputado Jordi Cañas, encargado de presentar el acto. «Empezamos la cuenta atrás», reconoció Cañas, quien auguró que «el 2019 será el año en que Ciutadans empezará a gobernar en los municipios».

También tuvo palabras, y no agradables, para el alcalde Ballesteros, de quien dijo que «forma parte del pasado, y no de un pasado heroico. Su estrategia es hacer pocas cosas y así se equivoca poco».

Llegó la hora de glorificar la figura de Rubén Viñuales. «Empezó a trabajar a los 16 años en el Burger King», decía Cañas sobre el líder tarraconense. «Rubén tiene muchas cosas buenas: es joven, pero es una persona muy formada», explicaba el exdiputado, quien quiso recordar que «cuando Rubén nació, Ballesteros ya era concejal».

Entrando en materia

Y de repente, entre aplausos y besos, entró por la puerta de atrás Rubén Viñuales, acompañado de Sonia Orts y Pedro Sánchez, concejales del Ayuntamiento de Tarragona. El líder naranja saludó a sus familiares y empezó su discurso bilingüe: 31 minutos en catalán y 24 en castellano.

Viñuales empezó su oratoria pidiendo a los allí presentes que le votasen. Una de las primeras propuestas fue agilizar la administración pública. La idea de Viñuales es crear una concejalía de conocimiento y calidad.

«¿Saben cuál es el plazo necesario para abrir un negocio en Tarragona? 180 días. ¿Y en Reus? 60. ¿Y en Vila-seca? 15», preguntaba de manera retórica el líder naranja. Habló también de cultura y fiestas. Su idea es hacer una biblioteca en el párking Jaume I, promocionar la música en la calle y descentralizar las fiestas patronales de la Part Alta.

Rubén Viñuales, ayer por la tarde-noche en el Teatre Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Llegaba la primera pullita para el alcalde Ballesteros. «Estamos económicamente intervenidos. El logro del actual alcalde es dejarnos con el máximo de deuda legal». Ironía modo on. Habló de parkings y también comparó Tarragona con Reus. «Si reducimos el precio de los aparcamientos municipales y copiamos el modelo de Reus –4 euros las dos primera horas, y el resto de día gratis–, la gente se quedará todo el día en Tarragona.

¿Y entonces qué pasará? Que comprarán y se revitalizará el comercio, que falta le hace», explicaba Viñuales. También se comprometió en poner bicis en los parkings disuasorios.

Propuso aumentar la plantilla de la Guàrdia Urbana y crear policía de barrio. Aseguró que si fuera alcalde, unificaría las empresas municipales y solamente contarían con un consejo de administración.

«Con lo que ahorremos, implantaremos el plan de choque de barrios», aseguraba. El actual número 1 de la formación naranja prometió que todo aquél que abra un negocio en Tarragona recibirá 2.000 euros y, por último, habló de recuperar el Port Esportiu como principal zona de ocio. 

Temas

Comentarios

Lea También